/ miércoles 10 de noviembre de 2021

En Punto

Qué difícil ha de haber sido para el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Néstor Camarillo Medina, redactar y firmar un documento cuyo contenido resultara completamente opuesto a la realidad, con el fin de bajar las tensiones alrededor del enfrentamiento público que sostuvieron Jorge Estefan Chidiac y Enrique Doger Guerrero dos semanas atrás.

El lunes por la noche, en un acto sorpresivo, el líder del partido tricolor subió a sus redes sociales una suerte de carta y comunicado en el que daba a conocer la realización de un encuentro de Estefan con Doger para dirimir sus diferencias, así, literal.

Junto con el texto incluyó una fotografía de los dos personajes, reunidos en la oficina del presidente del Comité Directivo Estatal, que llevaba además a Camarillo en calidad de testigo y réferi de la plática, que en términos reales no debió haber sido ni amable ni amena.

Según esa carta, Estefan reconocía la lealtad y la disciplina de Doger a favor del trabajo priista, mientras que el expresidente municipal de Puebla y exrector de la BUAP hacía lo propio con el coordinador de los diputados locales del PRI, al valorarle su lealtad y correcto desempeño en las actividades públicas y partidistas que ha representado.

¿De verdad?

¿Después de acusarse mutuamente de traidores habían cambiado radicalmente de opinión?

Por supuesto que no.

Camarillo hizo lo que tenía que hacer: convocó a los personajes a una charla de conciliación para impedir que estallara la guerra en el partido en un momento innecesario.

Estefan tuvo que quedarse con las ganas porque ya no pudo revelarle al respetable los detalles de la confabulación de Doger con Rafael Moreno Valle en las elecciones locales de 2018.

Y Doger mostró una vez más ese largo y retorcido colmillo que emplea, y bien, para manipular a sus correligionarios y salirse, momentáneamente, con la suya.

***

Lo dicho, trasladar a los vendedores ambulantes de calles del centro de la ciudad a las zonas del Paseo Bravo, el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec y El Parían iba a generar un nuevo problema: la inconformidad de los comerciantes establecidos, así como de los habitantes de viviendas de la zona, por la llegada de los informales.

A partir de este día serán reubicados en esos tres puntos alrededor de 600 integrantes del comercio informal que con anterioridad se instalaban en la calle 5 de Mayo, lo que ya provocó molestia y desconfianza, pues aunque en un principio se ha tomado la medida para adoptarla solo en el periodo de El Buen Fin, existe la posibilidad de que se quede ahí de manera permanente.

Las quejas más importantes se expresaron en el Paseo Bravo, donde los afectados son comerciantes establecidos, y en el Parían, donde, además de los vendedores formales, los dueños de talleres de arte consideran que la presencia de ambulantes no les ayudará en la comercialización de sus productos, consumidos en buena parte por turismo internacional.

A ver qué resuelve ahora Jorge Antonio Cruz Lepe, secretario de Gobernación municipal, quien pronto entenderá que no es buena idea resolver un problema provocando otro.

***

“Traidor”, “desleal”, “vendido”, esos son solo algunos de los calificativos que desde el lunes por la noche emanaron del equipo de campaña de Genoveva Huerta Villegas en contra de Jesús Morales Rodríguez, justo después de que el exsecretario de Seguridad Pública en el gobierno de José Antonio Gali Fayad se sumara a Augusta Valentina Díaz de Rivera.

Pero, ¿por qué traidor?

Porque, según los colaboradores de Genoveva, fue gracias a ella que recibió la candidatura a diputado federal por el distrito 7, con cabecera en Tepeaca y, después de perder la elección, también gracias a ella su incorporación –en calidad de rescate—al Comité Directivo Estatal.


Qué difícil ha de haber sido para el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Néstor Camarillo Medina, redactar y firmar un documento cuyo contenido resultara completamente opuesto a la realidad, con el fin de bajar las tensiones alrededor del enfrentamiento público que sostuvieron Jorge Estefan Chidiac y Enrique Doger Guerrero dos semanas atrás.

El lunes por la noche, en un acto sorpresivo, el líder del partido tricolor subió a sus redes sociales una suerte de carta y comunicado en el que daba a conocer la realización de un encuentro de Estefan con Doger para dirimir sus diferencias, así, literal.

Junto con el texto incluyó una fotografía de los dos personajes, reunidos en la oficina del presidente del Comité Directivo Estatal, que llevaba además a Camarillo en calidad de testigo y réferi de la plática, que en términos reales no debió haber sido ni amable ni amena.

Según esa carta, Estefan reconocía la lealtad y la disciplina de Doger a favor del trabajo priista, mientras que el expresidente municipal de Puebla y exrector de la BUAP hacía lo propio con el coordinador de los diputados locales del PRI, al valorarle su lealtad y correcto desempeño en las actividades públicas y partidistas que ha representado.

¿De verdad?

¿Después de acusarse mutuamente de traidores habían cambiado radicalmente de opinión?

Por supuesto que no.

Camarillo hizo lo que tenía que hacer: convocó a los personajes a una charla de conciliación para impedir que estallara la guerra en el partido en un momento innecesario.

Estefan tuvo que quedarse con las ganas porque ya no pudo revelarle al respetable los detalles de la confabulación de Doger con Rafael Moreno Valle en las elecciones locales de 2018.

Y Doger mostró una vez más ese largo y retorcido colmillo que emplea, y bien, para manipular a sus correligionarios y salirse, momentáneamente, con la suya.

***

Lo dicho, trasladar a los vendedores ambulantes de calles del centro de la ciudad a las zonas del Paseo Bravo, el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec y El Parían iba a generar un nuevo problema: la inconformidad de los comerciantes establecidos, así como de los habitantes de viviendas de la zona, por la llegada de los informales.

A partir de este día serán reubicados en esos tres puntos alrededor de 600 integrantes del comercio informal que con anterioridad se instalaban en la calle 5 de Mayo, lo que ya provocó molestia y desconfianza, pues aunque en un principio se ha tomado la medida para adoptarla solo en el periodo de El Buen Fin, existe la posibilidad de que se quede ahí de manera permanente.

Las quejas más importantes se expresaron en el Paseo Bravo, donde los afectados son comerciantes establecidos, y en el Parían, donde, además de los vendedores formales, los dueños de talleres de arte consideran que la presencia de ambulantes no les ayudará en la comercialización de sus productos, consumidos en buena parte por turismo internacional.

A ver qué resuelve ahora Jorge Antonio Cruz Lepe, secretario de Gobernación municipal, quien pronto entenderá que no es buena idea resolver un problema provocando otro.

***

“Traidor”, “desleal”, “vendido”, esos son solo algunos de los calificativos que desde el lunes por la noche emanaron del equipo de campaña de Genoveva Huerta Villegas en contra de Jesús Morales Rodríguez, justo después de que el exsecretario de Seguridad Pública en el gobierno de José Antonio Gali Fayad se sumara a Augusta Valentina Díaz de Rivera.

Pero, ¿por qué traidor?

Porque, según los colaboradores de Genoveva, fue gracias a ella que recibió la candidatura a diputado federal por el distrito 7, con cabecera en Tepeaca y, después de perder la elección, también gracias a ella su incorporación –en calidad de rescate—al Comité Directivo Estatal.


ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 07 de diciembre de 2021

En Punto

En Punto

lunes 06 de diciembre de 2021

En Punto

En Punto

viernes 03 de diciembre de 2021

En Punto

En Punto

jueves 02 de diciembre de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 01 de diciembre de 2021

En Punto

En Punto

martes 30 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

lunes 29 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

viernes 26 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

jueves 25 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 24 de noviembre de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más