/ lunes 21 de octubre de 2019

¡Pon atención! Si te está dando paz, ya te está dando todo

Cierto día de enero te conocí y no fue el sólo hecho de tu belleza deslumbrante la que me atrajo

Desde siempre tuve la certeza de que amar no significaba ser el hombre inquebrantable y protector para la frágil y dulce princesa en espera de que la rescaten. Mi percepción del amor era otra que no pude describir sino hasta que llegaste a mi vida.

Cierto día de enero te conocí y no fue el sólo hecho de tu belleza deslumbrante la que me atrajo, sino tu forma de proyectarte como una mujer segura, altiva, pero con un corazón noble que te hacía ser hermosa en su máxima expresión.

Tu tarea no era fácil, en un primer momento, tus primeros intentos por cuidarme, procurarme y protegerme fueron un rotundo desastre, y es que mi enojo resonaba furioso en mis pensamientos ante la mínima posibilidad de sentirme mimado por ti, al grado de llegar a necesitarte; entonces, ponía una barrera que te mantuviera con la distancia idónea para no sentirme vulnerable, pero sin que te fueras, aunque esto último no fuera algo que yo aceptara tan fácilmente, no ante ti, sobre todo.

Un día, en uno de esos desplantes de los cuales pensé no eras consciente de su significado, furiosa cuestionaste lo que yo quería de ti a lo que permanecí callado y al no encontrar las palabras correctas, con justa razón te marchaste y es cuando entendí que lo que quería era simple, apenas pude alcanzarte para abrazarte con todas mis fuerzas y responder con las piernas temblorosas y la voz entrecortada: "Te quiero a ti, siento mucho tener ese miedo a que me cuides y me protejas, a que me ames, nadie había hecho eso por mí y me haces sentir único pero con un miedo inmenso de que algún día no quieras hacerlo más, sólo llévame lento, tenme paciencia, perdóname por hacerte pensar que no te quiero, lo hago, más de lo que podrías imaginar es solo… " y sin más, lágrimas brotaron de mis ojos que secaste con tus manos.

Me tomaste de la mano sin decir una palabra, volvimos a casa y me recosté sobre tus piernas mientras te sentabas en el sofá, acariciabas mi rostro con ternura, mientras susurrabas: "Yo tampoco espero un cuento de hadas, solo quiero ser yo misma, y que te dejes amar", te abracé y me quedé dormido con la sensación de nunca haber sido más honesto en mi vida, y con la serenidad de tenerte conmigo, siendo tan mía y yo tan tuyo.

  • *Médico psiquiatra, sexólogo y psiquiatra forense
  • Director de Mindful. Expertos en psiquiatría y psicología
  • www.vivemindful.com

Desde siempre tuve la certeza de que amar no significaba ser el hombre inquebrantable y protector para la frágil y dulce princesa en espera de que la rescaten. Mi percepción del amor era otra que no pude describir sino hasta que llegaste a mi vida.

Cierto día de enero te conocí y no fue el sólo hecho de tu belleza deslumbrante la que me atrajo, sino tu forma de proyectarte como una mujer segura, altiva, pero con un corazón noble que te hacía ser hermosa en su máxima expresión.

Tu tarea no era fácil, en un primer momento, tus primeros intentos por cuidarme, procurarme y protegerme fueron un rotundo desastre, y es que mi enojo resonaba furioso en mis pensamientos ante la mínima posibilidad de sentirme mimado por ti, al grado de llegar a necesitarte; entonces, ponía una barrera que te mantuviera con la distancia idónea para no sentirme vulnerable, pero sin que te fueras, aunque esto último no fuera algo que yo aceptara tan fácilmente, no ante ti, sobre todo.

Un día, en uno de esos desplantes de los cuales pensé no eras consciente de su significado, furiosa cuestionaste lo que yo quería de ti a lo que permanecí callado y al no encontrar las palabras correctas, con justa razón te marchaste y es cuando entendí que lo que quería era simple, apenas pude alcanzarte para abrazarte con todas mis fuerzas y responder con las piernas temblorosas y la voz entrecortada: "Te quiero a ti, siento mucho tener ese miedo a que me cuides y me protejas, a que me ames, nadie había hecho eso por mí y me haces sentir único pero con un miedo inmenso de que algún día no quieras hacerlo más, sólo llévame lento, tenme paciencia, perdóname por hacerte pensar que no te quiero, lo hago, más de lo que podrías imaginar es solo… " y sin más, lágrimas brotaron de mis ojos que secaste con tus manos.

Me tomaste de la mano sin decir una palabra, volvimos a casa y me recosté sobre tus piernas mientras te sentabas en el sofá, acariciabas mi rostro con ternura, mientras susurrabas: "Yo tampoco espero un cuento de hadas, solo quiero ser yo misma, y que te dejes amar", te abracé y me quedé dormido con la sensación de nunca haber sido más honesto en mi vida, y con la serenidad de tenerte conmigo, siendo tan mía y yo tan tuyo.

  • *Médico psiquiatra, sexólogo y psiquiatra forense
  • Director de Mindful. Expertos en psiquiatría y psicología
  • www.vivemindful.com

Local

Por raja política, Aureoles critica a AMLO: Barbosa

El gobernador de Puebla expuso que la visita de López Obrador a Estados Unidos se da en el contexto de fortalecer la relación comercial

Policiaca

Someten a golpes a carnicero para atracar su negocio en Coronango

La víctima es familiar del director de Seguridad Pública de ese municipio

Local

Ediles avalan apertura en Cabildo pero no la practican

Aunque consideran que la medida ayudaría a la transparencia, en la mayoría de municipios el Internet funciona sólo en las alcaldías

Local

Panadero, esposa e hija enferman de Covid-19; familia lucha contra virus y deudas

Los gastos hospitalarios han llegado a 100 mil pesos en un solo día

Futbol

¡Va más allá! Guillermo Aguilar con la mira en la Liga MX

El dueño de Lobos no oculta su interés por migrar al futbol establecido, pero su intención es ayudar a la nueva competencia a consolidarse

Policiaca

Maniatado lo hallan muerto en el fondo de una barranca

El cuerpo estaba envuelto en cobijas y en avanzado estado de descomposición  

Policiaca

Encuentran cráneo humano en Tochtepec

Los restos humanos fueron hallados por campesinos entre parcelas en la localidad de Santa Cecilia

Policiaca

Los agarran con el cemento en las manos, detienen a cuatro robatrenes

Los presuntos delincuentes fueron sorprendidos por la policía mientras descargaban mercancía de los vagones

Policiaca

Violento atraco en miscelánea de Santa María Coronango

La víctima es tío del director de la policía municipal