/ jueves 29 de agosto de 2019

¿Qué es y para qué sirve la programación Neuro Lingüística? (PARTE II)

Reconocer tus emociones es fundamental para sentirte bien contigo mismo y tener relaciones saludables

En la entrega pasada entendimos que la programación neurolingüística (PNL) es aprender a reprogramar el lenguaje de tu propia mente a través de un conjunto de estrategias y técnicas. Pero va más allá, también se trata de tener una metodología y actitud que resulten en alcanzar metas personales y mejorar nuestras relaciones con los demás.

“Muchas cosas que suceden en tú vida pueden perturbar tu salud emocional y experimentar síntomas físicos como cambios en el apetito, cansancio extremo, dificultad para respirar, rigidez muscular, sudor excesivo, aumento o pérdida de peso, problemas de concentración o insomnio, entre otros”, asegura la Máster con Licencia en Programación Neuro-Linguística, Lorrelaine Besserer.

Esto se debe a que de la misma manera que cada emoción o sentimiento afecta al cuerpo de manera específica, éste tiene efectos sobre la mente, por ejemplo, cuando tenemos una enfermedad y produce un efecto psicológico.

La especialista refiere que estos desequilibrios pueden debilitar el sistema inmunitario del cuerpo, lo que nos hace más propensos a tener resfriados y otras infecciones en los momentos emocionalmente difíciles, e incluso con cambios buenos o deseados como tener un bebé.

“Al expresar tus sentimientos, reconocer tus emociones y comprender por qué las estás teniendo, se puede mejorar tu calidad de vida y dar un impulso a tu salud”, enfatiza Besserer, “esto te hará sentir bien contigo mismo y tendrás relaciones plenas y saludables”.

Con la ayuda de la PNL se aprende cómo organizan otras personas sus pensamientos y emociones, qué programación se esconde detrás de la conducta humana y qué estrategias se pueden emplear para lograr resultados eficaces como auto motivarse, superar los miedos, generar confianza en uno mismo, mejorar las relaciones interpersonales, erradicar malos hábitos, etc.

“En los 15 años que tengo de emplear la neurolingüística en mi trabajo clínico, he visto que la PNL es el instrumento adecuado para lograr resultados exitosos con fobias, miedos y situaciones específicas”, subraya “esto al transformar la percepción de las experiencias vitales que marcaron nuestra identidad, durante la infancia o la adolescencia, y rescribir la historia de nuestra vida al revivir de manera consciente los episodios de nuestra existencia o alguna situación traumática”.

Algunas de estas afecciones son: fobias sociales, miedo a hablar en público, socializar con personas desconocidas, ataques de pánico, timidez, miedo a estar en grupos, miedo a al agua o a volar en avión, conducir por un túnel, miedo a los gérmenes, a la muerte, a algún animal o al entorno natural, temblores, oscuridad, dejar de fumar o tripofobia; en el caso de los niños cuando inician su experiencia en la escuela, reacciones desmedidas ante una emoción, para superar el proceso de separación, entre otras.

“Al entender la manera en que nuestra mente procesa las experiencias, se elaboran estrategias prácticas para lograr proyectos y objetivos personales, esto armoniza nuestras relaciones interpersonales y estados emocionales en circunstancias difíciles, logrando una comunicación efectiva y asertiva. Esto incrementa la capacidad de tomar decisiones, ayuda en la confianza, motivación personal y autoestima; así se superan situaciones traumáticas presentes y pasadas”, concluyó.

CONTACTO

  • Lorrelaine Besserer
  • Máster con Licencia en Programación Neuro-Lingüística
  • Avalada por “La Sociedad de Programación Neuro-Linguística”, de Richard Bandler
  • facebook.com/lbesserer.aura

En la entrega pasada entendimos que la programación neurolingüística (PNL) es aprender a reprogramar el lenguaje de tu propia mente a través de un conjunto de estrategias y técnicas. Pero va más allá, también se trata de tener una metodología y actitud que resulten en alcanzar metas personales y mejorar nuestras relaciones con los demás.

“Muchas cosas que suceden en tú vida pueden perturbar tu salud emocional y experimentar síntomas físicos como cambios en el apetito, cansancio extremo, dificultad para respirar, rigidez muscular, sudor excesivo, aumento o pérdida de peso, problemas de concentración o insomnio, entre otros”, asegura la Máster con Licencia en Programación Neuro-Linguística, Lorrelaine Besserer.

Esto se debe a que de la misma manera que cada emoción o sentimiento afecta al cuerpo de manera específica, éste tiene efectos sobre la mente, por ejemplo, cuando tenemos una enfermedad y produce un efecto psicológico.

La especialista refiere que estos desequilibrios pueden debilitar el sistema inmunitario del cuerpo, lo que nos hace más propensos a tener resfriados y otras infecciones en los momentos emocionalmente difíciles, e incluso con cambios buenos o deseados como tener un bebé.

“Al expresar tus sentimientos, reconocer tus emociones y comprender por qué las estás teniendo, se puede mejorar tu calidad de vida y dar un impulso a tu salud”, enfatiza Besserer, “esto te hará sentir bien contigo mismo y tendrás relaciones plenas y saludables”.

Con la ayuda de la PNL se aprende cómo organizan otras personas sus pensamientos y emociones, qué programación se esconde detrás de la conducta humana y qué estrategias se pueden emplear para lograr resultados eficaces como auto motivarse, superar los miedos, generar confianza en uno mismo, mejorar las relaciones interpersonales, erradicar malos hábitos, etc.

“En los 15 años que tengo de emplear la neurolingüística en mi trabajo clínico, he visto que la PNL es el instrumento adecuado para lograr resultados exitosos con fobias, miedos y situaciones específicas”, subraya “esto al transformar la percepción de las experiencias vitales que marcaron nuestra identidad, durante la infancia o la adolescencia, y rescribir la historia de nuestra vida al revivir de manera consciente los episodios de nuestra existencia o alguna situación traumática”.

Algunas de estas afecciones son: fobias sociales, miedo a hablar en público, socializar con personas desconocidas, ataques de pánico, timidez, miedo a estar en grupos, miedo a al agua o a volar en avión, conducir por un túnel, miedo a los gérmenes, a la muerte, a algún animal o al entorno natural, temblores, oscuridad, dejar de fumar o tripofobia; en el caso de los niños cuando inician su experiencia en la escuela, reacciones desmedidas ante una emoción, para superar el proceso de separación, entre otras.

“Al entender la manera en que nuestra mente procesa las experiencias, se elaboran estrategias prácticas para lograr proyectos y objetivos personales, esto armoniza nuestras relaciones interpersonales y estados emocionales en circunstancias difíciles, logrando una comunicación efectiva y asertiva. Esto incrementa la capacidad de tomar decisiones, ayuda en la confianza, motivación personal y autoestima; así se superan situaciones traumáticas presentes y pasadas”, concluyó.

CONTACTO

  • Lorrelaine Besserer
  • Máster con Licencia en Programación Neuro-Lingüística
  • Avalada por “La Sociedad de Programación Neuro-Linguística”, de Richard Bandler
  • facebook.com/lbesserer.aura

Local

Ojo, en estas calles de Puebla capital ya hay monitores viales

Analizará Comuna las velocidades a la que circulan los vehículos para reforzar sistema de señalización, aseguran

Local

Nochebuena, joya ornamental atlixquense

Puebla es el  cuarto productor nacional de esta representativa flor de Navidad

Estado

Grave, delegado de Policía Estatal Vial tras accidentarse en Acatlán

Otra persona que viajaba con él presentó lesiones leves

Policiaca

Mujer muere de ataque al corazón en Explanada Puebla

Viajaba con su nieta en automóvil cuando comenzó a sentirse mal

Política

Más del 90% del T-MEC no está sujeto a revisión: Ebrard

El Canciller se reunió con legisladores en el Senado de la República para revisar detalles para la ratificación del T-MEC