/ miércoles 30 de diciembre de 2020

¡Sentimientos negativos! Por qué los hermanos no deben competir entre ellos

Si quieres ayudar a tus hijos a ser mejores primero debes hacerles saber que los aceptas como son

Vivimos en un mundo cada vez más competitivo y quizá alguna vez has pensado que sería bueno enseñar a tus hijos a competir entre ellos con la finalidad de ayudarlos a ser mejores y alcanzar su máximo potencial, pero en realidad esta idea no es para nada buena, pues el fomentar la competitividad entre hermanos puede ocasionar varios problemas.

Para ahondar en este tema entrevistamos a Mara Rodríguez Masdefiol, especialista en Psicología, Desarrollo Humano y Tanatología, quien para empezar explica que todos nuestros hijos son diferentes en temperamento, personalidad y nivel de consciencia, por lo tanto, todos tenemos diferentes fortalezas, talentos y potencialidades, así como diferentes áreas para trabajar, por este motivo no podemos ni debemos comparar a nadie, en especial a nuestros hijos.

Añade que, además, no debemos compararlos porque aparte de ser diferentes, al hacerlo podríamos dañar muchísimo su autoestima, porque ellos piensan que nosotros queremos que ellos sean una manera, aunque son de otra; al compararlos afectamos su confianza y seguridad, pues los hacemos sentir que no son aceptados.

Foto: Annie Spratt | Unsplash

ACEPTARLOS COMO SON

La especialista comenta que, como ya sabemos, todos los seres humanos tenemos nuestras cosas buenas y cosas no buenas, entonces cuando les reconoces a tus hijos todo lo bueno que tienen y los haces sentir aceptados por ti, porque, así como son para ti son perfectos, y les haces saber aquellos aspectos que te das cuenta que pueden mejorar o que no te gustan de ellos, pero de un modo amoroso, sin juicios, sin hacer que surja en ellos un sentimiento de no aceptación, entonces eso va a ser bueno para ellos y para las consecuencias en su futuro.

Y agrega que es muy importante tener en cuenta que este es un trabajo que primero nosotros como papás tenemos que hacer con nosotros mismos, que también debemos reconocer nuestras cosas buenas, las no buenas, aceptarnos como somos y lo que podamos mejorar, pues mejorarlo y lo que no podamos, tenemos que aceptarlo.

CÓMO HACERLES SABER QUE LOS ACEPTAMOS

Si queremos que nuestros hijos se den cuenta de que los aceptamos tal como son, primero, como ya dijimos, es un trabajo que debemos empezar con nosotros mismos, como papá y mamá, y después reconocerles y expresarles lo que nos gusta de ellos, lo que admiramos, lo que respetamos, añade.

Foto: Bessi | Pixabay

Debemos también decirles que, así como son los vamos a amar, que a lo mejor cuando tengan errores o no hagan las cosas como esperaríamos o como serían mejor para ellos, hacerles entender que lo que reprobamos son sus acciones, no su ser. Debemos esmerarnos en hacerles saber que su ser es perfecto para nosotros, que a lo mejor sus actos son lo que no aceptamos; cuando uno hace eso, el hijo se siente aceptado, explica.

CONSECUENCIAS DE HACERLOS COMPETIR ENTRE ELLOS

Afirma que el fomentar la competencia entre hermanos da como resultado, primero, el generar sentimientos quizá de enojo, frustración, celos, coraje, envidia; yo creo que entre hermanos no es posible que haya competencia buena, ni tampoco mala; entre ellos no debe haberla de ninguna manera, por lo mismo de que cada uno de ellos tiene sus propias virtudes y defectos.

La rivalidad entre hermanos en verdad puede causar muchos sentimientos negativos, que lejos de sumar, restan; que generan también una baja autoestima entre los hermanos y cuando existe mucha competitividad, se desgastan los vínculos afectivos y ocasionan también que se dé una separación entre los miembros de la familia, asevera.

Foto: Annie Spratt | Unsplash

AYÚDALOS A ALCANZAR SU MÁXIMO POTENCIAL

Si quieres educar a un hijo para alcanzar su máxima potencialidad, primero empieza con ese trabajo de aceptación, que tiene que ver con cómo va a manejar su autoestima, su confianza y seguridad para el logro de sus metas; el que se sienta aceptado es un punto muy importante para que pueda alcanzar sus objetivos, enfatiza Mara Rodríguez.

Otra forma de apoyarlo para ser exitoso es ayudarlo a desarrollar virtudes y para que esto se dé es indispensable que le generes carencias, ¿cómo haces esto?, al no darle todo lo que quiera. También puedes impulsarlo a lograr lo que quiere en la vida al dejarlo que viva las consecuencias de sus actos; así aprenderá que en la vida todos los actos tienen un resultado, que así son las cosas y que esto debe afrontarlo.

Añade que algo fundamental también es enseñarles a frustrarse, ellos requieren vivir la frustración porque a través de esta desarrollan virtudes como la paciencia, la tolerancia, la templanza; si no tienes frustración, quieres las cosas inmediatamente y como así no es la vida, entonces vives muy frustrado; deben aprender a resolver sus frustraciones, desde la compasión y desde el agradecimiento.

Foto: Annie Spratt | Unsplash

¿Y cómo podemos prepararlos para un mundo competitivo? La competencia nos ayuda, nos motiva, nos mueve; igual si compito hacia afuera contra otro, eso me genera enojo y el enojo puede ser una emoción que me ayude a moverme para lo que yo quiero, pero siempre y cuando la competitividad empiece conmigo y con el logro de mis metas, de mis objetivos”, expone.

En otros ámbitos, fuera de la familia, sí podemos generar o fomentar la competencia buena, pero esta debe ser para una superación personal, es decir, que compitan y se desafíen a sí mismos, que se pongan sus propias metas y objetivos para llevarlos a cabo, que trabajen su voluntad, esa es la mejor competitividad a la que puedes animar a tus hijos; pero deben hacerlo para ellos mismos, no para otros, asegura.

Primero deben aprender a crearse, a desafiarse, pero para ello deben trabajar mucho la confianza en sí mismos, la seguridad, el logro, y para que haya logros, pues hay muchas frustraciones y para poder saltar esas frustraciones, tienes que trabajar mucho tu voluntad, concluye.

Vivimos en un mundo cada vez más competitivo y quizá alguna vez has pensado que sería bueno enseñar a tus hijos a competir entre ellos con la finalidad de ayudarlos a ser mejores y alcanzar su máximo potencial, pero en realidad esta idea no es para nada buena, pues el fomentar la competitividad entre hermanos puede ocasionar varios problemas.

Para ahondar en este tema entrevistamos a Mara Rodríguez Masdefiol, especialista en Psicología, Desarrollo Humano y Tanatología, quien para empezar explica que todos nuestros hijos son diferentes en temperamento, personalidad y nivel de consciencia, por lo tanto, todos tenemos diferentes fortalezas, talentos y potencialidades, así como diferentes áreas para trabajar, por este motivo no podemos ni debemos comparar a nadie, en especial a nuestros hijos.

Añade que, además, no debemos compararlos porque aparte de ser diferentes, al hacerlo podríamos dañar muchísimo su autoestima, porque ellos piensan que nosotros queremos que ellos sean una manera, aunque son de otra; al compararlos afectamos su confianza y seguridad, pues los hacemos sentir que no son aceptados.

Foto: Annie Spratt | Unsplash

ACEPTARLOS COMO SON

La especialista comenta que, como ya sabemos, todos los seres humanos tenemos nuestras cosas buenas y cosas no buenas, entonces cuando les reconoces a tus hijos todo lo bueno que tienen y los haces sentir aceptados por ti, porque, así como son para ti son perfectos, y les haces saber aquellos aspectos que te das cuenta que pueden mejorar o que no te gustan de ellos, pero de un modo amoroso, sin juicios, sin hacer que surja en ellos un sentimiento de no aceptación, entonces eso va a ser bueno para ellos y para las consecuencias en su futuro.

Y agrega que es muy importante tener en cuenta que este es un trabajo que primero nosotros como papás tenemos que hacer con nosotros mismos, que también debemos reconocer nuestras cosas buenas, las no buenas, aceptarnos como somos y lo que podamos mejorar, pues mejorarlo y lo que no podamos, tenemos que aceptarlo.

CÓMO HACERLES SABER QUE LOS ACEPTAMOS

Si queremos que nuestros hijos se den cuenta de que los aceptamos tal como son, primero, como ya dijimos, es un trabajo que debemos empezar con nosotros mismos, como papá y mamá, y después reconocerles y expresarles lo que nos gusta de ellos, lo que admiramos, lo que respetamos, añade.

Foto: Bessi | Pixabay

Debemos también decirles que, así como son los vamos a amar, que a lo mejor cuando tengan errores o no hagan las cosas como esperaríamos o como serían mejor para ellos, hacerles entender que lo que reprobamos son sus acciones, no su ser. Debemos esmerarnos en hacerles saber que su ser es perfecto para nosotros, que a lo mejor sus actos son lo que no aceptamos; cuando uno hace eso, el hijo se siente aceptado, explica.

CONSECUENCIAS DE HACERLOS COMPETIR ENTRE ELLOS

Afirma que el fomentar la competencia entre hermanos da como resultado, primero, el generar sentimientos quizá de enojo, frustración, celos, coraje, envidia; yo creo que entre hermanos no es posible que haya competencia buena, ni tampoco mala; entre ellos no debe haberla de ninguna manera, por lo mismo de que cada uno de ellos tiene sus propias virtudes y defectos.

La rivalidad entre hermanos en verdad puede causar muchos sentimientos negativos, que lejos de sumar, restan; que generan también una baja autoestima entre los hermanos y cuando existe mucha competitividad, se desgastan los vínculos afectivos y ocasionan también que se dé una separación entre los miembros de la familia, asevera.

Foto: Annie Spratt | Unsplash

AYÚDALOS A ALCANZAR SU MÁXIMO POTENCIAL

Si quieres educar a un hijo para alcanzar su máxima potencialidad, primero empieza con ese trabajo de aceptación, que tiene que ver con cómo va a manejar su autoestima, su confianza y seguridad para el logro de sus metas; el que se sienta aceptado es un punto muy importante para que pueda alcanzar sus objetivos, enfatiza Mara Rodríguez.

Otra forma de apoyarlo para ser exitoso es ayudarlo a desarrollar virtudes y para que esto se dé es indispensable que le generes carencias, ¿cómo haces esto?, al no darle todo lo que quiera. También puedes impulsarlo a lograr lo que quiere en la vida al dejarlo que viva las consecuencias de sus actos; así aprenderá que en la vida todos los actos tienen un resultado, que así son las cosas y que esto debe afrontarlo.

Añade que algo fundamental también es enseñarles a frustrarse, ellos requieren vivir la frustración porque a través de esta desarrollan virtudes como la paciencia, la tolerancia, la templanza; si no tienes frustración, quieres las cosas inmediatamente y como así no es la vida, entonces vives muy frustrado; deben aprender a resolver sus frustraciones, desde la compasión y desde el agradecimiento.

Foto: Annie Spratt | Unsplash

¿Y cómo podemos prepararlos para un mundo competitivo? La competencia nos ayuda, nos motiva, nos mueve; igual si compito hacia afuera contra otro, eso me genera enojo y el enojo puede ser una emoción que me ayude a moverme para lo que yo quiero, pero siempre y cuando la competitividad empiece conmigo y con el logro de mis metas, de mis objetivos”, expone.

En otros ámbitos, fuera de la familia, sí podemos generar o fomentar la competencia buena, pero esta debe ser para una superación personal, es decir, que compitan y se desafíen a sí mismos, que se pongan sus propias metas y objetivos para llevarlos a cabo, que trabajen su voluntad, esa es la mejor competitividad a la que puedes animar a tus hijos; pero deben hacerlo para ellos mismos, no para otros, asegura.

Primero deben aprender a crearse, a desafiarse, pero para ello deben trabajar mucho la confianza en sí mismos, la seguridad, el logro, y para que haya logros, pues hay muchas frustraciones y para poder saltar esas frustraciones, tienes que trabajar mucho tu voluntad, concluye.

Local

Morena no pedirá desafuero contra Saúl Huerta, anticipa Ignacio Mier

Las señalamientos contra el diputado de Morena ocurrieron fuera de su función como legislador, argumenta el coordinador de este partido en San Lázaro

Local

Ordenan a Morena revelar encuesta que dio como ganadora a Claudia Rivera

La Sala Regional Ciudad de México determinó que existe omisión de la Comisión Nacional de Elecciones de proporcionar el dictamen

Estado

Líder sindical de Tehuacán se compra camioneta de más de un millón de pesos, acusan

Los agremiados señalaron que desde su llegada, Verónica Jiménez García ha realizado despidos injustificados y que ha colocado a familiares y personas allegadas

Sociedad

Michoacán, al borde de la crisis humanitaria

Visita del nuncio apostólico expresa una preocupación personal del papa, señala especialista

Gossip

Canal 5 estrena Club Mundo Kids, nueva serie didáctica con marionetas

El programa sabatino infantil se transmite por el canal 5.1 en su primera temporada

Exposiciones

Inauguran exposición fotográfica de Jonathan Klip "Entre ahuehuetes"

Momentos e historias de este espacio son los que Jonathan Klip presenta en la muestra Entre Ahuehuetes

Celebridades

Mare Advertencia Lírica aprovecha la música para retratar su realidad

La rapera creció en un hogar donde siempre había un libro a la mano

Gossip

Rumbo al Oscar: Ellos buscan la estatuilla a mejor actor

Riz Ahmed y Steven Yeun debutan en esta premiación

Gossip

Juan Ignacio Cane reconoce fortaleza de Luis Miguel

Juan Ignacio Cane participa en la segunda temporada de la bioserie del cantante