/ miércoles 12 de julio de 2023

Jóvenes se enfrentan a grandes dificultades para acceder a una vivienda

La falta de la cultura del ahorro, los trabajos informales y el alto costo de las viviendas son un obstáculo para obtener una vivienda

Para los jóvenes poblanos la vida actual es más complicada que la de antes para poder acceder a bienes inmuebles, como la vivienda, ya que se enfrentan a un entorno donde los productos o servicios son cada día más caros, la mayoría de los puestos de trabajo son informales, con bajos salarios y hay nulas prestaciones.

Sumado a esto, ellos reconocen que también tienen cierta culpa ya que no cuentan con la cultura del ahorro, y hacen gastos innecesarios que limitan aún más sus posibilidades de generar un patrimonio propio.

En un sondeo realizado por El Sol de Puebla, José Luis Romero, de 29 años de edad, consideró que anteriormente era más fácil adquirir una casa o un terreno, ya que los costos eran más accesibles, sin embargo, con el paso del tiempo se han ido encareciendo hasta salirse del presupuesto de las nuevas generaciones.

“Desde mi punto de vista siento que en años pasados la vida era más accesible, pues nuestros papás pudieron hacerse de un patrimonio sin tener estudios, e incluso teniendo una familia grande. Hoy todo ha subido de precio, y para muchos de nosotros es imposible poder comprar una casa”, mencionó.

El joven trabajador del Café Punta del Cielo, abonó que el vivir en un momento donde la vida se encarece de manera tan acelerada, lo desmotiva para querer adquirir un bien, pues solo le causará inestabilidad económica y emocional.

“Esta situación hace que ya no busque conseguir un patrimonio propio, pues solo me voy a complicar aún más la vida. En ocasiones hay que vivir con lo que nos toca y con lo que podemos”, agregó.

Por su parte, Jesús Castillo Sánchez, de 22 años de edad, reconoció que actualmente existen muchas maneras de poder financiar una casa, ya sea a través del banco o de instituciones como el Infonavit, sin embargo, uno de los grandes obstáculos para acceder a estos instrumentos, son los pocos empleos formales que se ofertan en la entidad.

Las personas tienen que optar por ocupar su tiempo libre para otras actividades que les generen ganancias como la venta por catalogo. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla


“Actualmente vemos que existen deferentes formas para acceder a una vivienda, pero de nada sirve, si no tenemos los canales que nos permitan llegar ellas, en este caso los trabajos con prestaciones de ley, donde incluyan el crédito para vivienda”, indicó el empleado del negocio Pequeño Gigante.

Este comentario fue respaldado por Dafne Abigail Hernández, de 19 años, quien trabaja en el restaurante La Dueña, ubicado en el Centro Histórico de la ciudad de Puebla.

Ella dijo que actualmente los salarios son tan bajos, y más para los jóvenes sin experiencia, que tampoco les permite acceder a un crédito hipotecario bancario, pues no se los autorizan debido a que su capacidad de pago es insuficiente.

“Uno como joven recibe un sueldo de mil 200 pesos a la semana. Si apenas nos alcanza para los gastos básicos, no podríamos ir al banco a pedir dinero para una casa, porque simplemente no podríamos pagar. Este tipo de barreras nos desaniman mucho de conseguir objetivos que a lo mejor tenemos trazados en nuestra mente” declaró.

José Luis, Jesús y Dafne hicieron un llamado a las autoridades gubernamentales y a los empresarios para que aumenten las condiciones laborales en el estado, principalmente para los jóvenes, pues de esta manera podrán ir mejorando su calidad de vida para la vida adulta.

Pese a tener más de un empleo, los jóvenes son incapaces de acceder a beneficios como créditos hipotecarios. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Tienen que conseguir dos ingresos si quieren mejorar su calidad de vida

Ante este panorama tan complicado que viven las nuevas generaciones, hay personas como Edenia y Yeimi que coinciden que actualmente es necesario tener dos empleos si quieren alcanzar a generar un patrimonio.

En este sentido, Edenia Toscano López, de 26 años de edad, dijo que aparte de laborar en la panadería La Princesa, también se dedica a vender otro tipo de productos a través de catálogos, pues de esta manera sus ingresos son mejores y le permite ir ahorrando para un futuro.

“Hoy la vida de los jóvenes es tan complicada como para solo tener un empleo, pues un solo salario no es suficiente si queremos en verdad construir un patrimonio, aunque sea algo pequeño, pero propio. No nos queda otra más que ir buscando otras opciones”, estimó.

Por su parte, Yeimi Zárate de 21 años de edad, confesó que él tiene muchas ganas de tener una vivienda propia, por lo que desde ahora está prestando sus servicios en dos lugares diferentes para aumentar sus recursos que le permitan cumplir su sueño.

Al respecto, dijo que por las mañanas trabaja en una heladería en el municipio de Puebla, y por las tardes le presta sus servicios a una empresa donde hacen limpieza.

“A nosotros ya no nos tocaron los terrenos y las casas baratas. A nosotros ya nos tocó echarle el doble de ganas para conseguirlas. Recuerdo que a mi edad mis papás ya tenían su casa, y por eso, es que yo trabajo en dos lugares para también irme haciendo de mis propias cosas”, agregó.

Yeimi busca obtener una vivienda en el futuro, por lo que desde ahora está prestando sus servicios en dos lugares diferentes para aumentar sus recursos. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Reconocen que no tienen la cultura del ahorro

Sumado al encarecimiento de la vida y a la precariedad laboral, que limita a los jóvenes a acceder a un inmueble, algunos reconocen que también tienen cierta culpa ya que no cuentan con la cultura del ahorro, y hacen gastos innecesarios que limitan aún más sus posibilidades de generar un patrimonio propio.

Tal es el caso de Gerardo Gutiérrez Díaz, de 26 años de edad, y Diego Reyes Sánchez, de 21 años de edad, quienes trabajan en Price Shoes y Bonafont, respectivamente.

Ellos coincidieron que las nuevas generaciones no están ocupados y preocupados por su futuro, por lo que gastan su dinero en cosas que no son necesarias, como teléfonos de última generación, ropa de marca y viajes.

“No toda la culpa es del gobierno y de los empresarios, ya que nosotros también abonamos a que actualmente sea difícil conseguir un patrimonio (…) En lugar de ahorrar o invertir para nuestro futuro, gastamos en cosas innecesarias solo por moda”, concluyeron.


Para los jóvenes poblanos la vida actual es más complicada que la de antes para poder acceder a bienes inmuebles, como la vivienda, ya que se enfrentan a un entorno donde los productos o servicios son cada día más caros, la mayoría de los puestos de trabajo son informales, con bajos salarios y hay nulas prestaciones.

Sumado a esto, ellos reconocen que también tienen cierta culpa ya que no cuentan con la cultura del ahorro, y hacen gastos innecesarios que limitan aún más sus posibilidades de generar un patrimonio propio.

En un sondeo realizado por El Sol de Puebla, José Luis Romero, de 29 años de edad, consideró que anteriormente era más fácil adquirir una casa o un terreno, ya que los costos eran más accesibles, sin embargo, con el paso del tiempo se han ido encareciendo hasta salirse del presupuesto de las nuevas generaciones.

“Desde mi punto de vista siento que en años pasados la vida era más accesible, pues nuestros papás pudieron hacerse de un patrimonio sin tener estudios, e incluso teniendo una familia grande. Hoy todo ha subido de precio, y para muchos de nosotros es imposible poder comprar una casa”, mencionó.

El joven trabajador del Café Punta del Cielo, abonó que el vivir en un momento donde la vida se encarece de manera tan acelerada, lo desmotiva para querer adquirir un bien, pues solo le causará inestabilidad económica y emocional.

“Esta situación hace que ya no busque conseguir un patrimonio propio, pues solo me voy a complicar aún más la vida. En ocasiones hay que vivir con lo que nos toca y con lo que podemos”, agregó.

Por su parte, Jesús Castillo Sánchez, de 22 años de edad, reconoció que actualmente existen muchas maneras de poder financiar una casa, ya sea a través del banco o de instituciones como el Infonavit, sin embargo, uno de los grandes obstáculos para acceder a estos instrumentos, son los pocos empleos formales que se ofertan en la entidad.

Las personas tienen que optar por ocupar su tiempo libre para otras actividades que les generen ganancias como la venta por catalogo. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla


“Actualmente vemos que existen deferentes formas para acceder a una vivienda, pero de nada sirve, si no tenemos los canales que nos permitan llegar ellas, en este caso los trabajos con prestaciones de ley, donde incluyan el crédito para vivienda”, indicó el empleado del negocio Pequeño Gigante.

Este comentario fue respaldado por Dafne Abigail Hernández, de 19 años, quien trabaja en el restaurante La Dueña, ubicado en el Centro Histórico de la ciudad de Puebla.

Ella dijo que actualmente los salarios son tan bajos, y más para los jóvenes sin experiencia, que tampoco les permite acceder a un crédito hipotecario bancario, pues no se los autorizan debido a que su capacidad de pago es insuficiente.

“Uno como joven recibe un sueldo de mil 200 pesos a la semana. Si apenas nos alcanza para los gastos básicos, no podríamos ir al banco a pedir dinero para una casa, porque simplemente no podríamos pagar. Este tipo de barreras nos desaniman mucho de conseguir objetivos que a lo mejor tenemos trazados en nuestra mente” declaró.

José Luis, Jesús y Dafne hicieron un llamado a las autoridades gubernamentales y a los empresarios para que aumenten las condiciones laborales en el estado, principalmente para los jóvenes, pues de esta manera podrán ir mejorando su calidad de vida para la vida adulta.

Pese a tener más de un empleo, los jóvenes son incapaces de acceder a beneficios como créditos hipotecarios. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Tienen que conseguir dos ingresos si quieren mejorar su calidad de vida

Ante este panorama tan complicado que viven las nuevas generaciones, hay personas como Edenia y Yeimi que coinciden que actualmente es necesario tener dos empleos si quieren alcanzar a generar un patrimonio.

En este sentido, Edenia Toscano López, de 26 años de edad, dijo que aparte de laborar en la panadería La Princesa, también se dedica a vender otro tipo de productos a través de catálogos, pues de esta manera sus ingresos son mejores y le permite ir ahorrando para un futuro.

“Hoy la vida de los jóvenes es tan complicada como para solo tener un empleo, pues un solo salario no es suficiente si queremos en verdad construir un patrimonio, aunque sea algo pequeño, pero propio. No nos queda otra más que ir buscando otras opciones”, estimó.

Por su parte, Yeimi Zárate de 21 años de edad, confesó que él tiene muchas ganas de tener una vivienda propia, por lo que desde ahora está prestando sus servicios en dos lugares diferentes para aumentar sus recursos que le permitan cumplir su sueño.

Al respecto, dijo que por las mañanas trabaja en una heladería en el municipio de Puebla, y por las tardes le presta sus servicios a una empresa donde hacen limpieza.

“A nosotros ya no nos tocaron los terrenos y las casas baratas. A nosotros ya nos tocó echarle el doble de ganas para conseguirlas. Recuerdo que a mi edad mis papás ya tenían su casa, y por eso, es que yo trabajo en dos lugares para también irme haciendo de mis propias cosas”, agregó.

Yeimi busca obtener una vivienda en el futuro, por lo que desde ahora está prestando sus servicios en dos lugares diferentes para aumentar sus recursos. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Reconocen que no tienen la cultura del ahorro

Sumado al encarecimiento de la vida y a la precariedad laboral, que limita a los jóvenes a acceder a un inmueble, algunos reconocen que también tienen cierta culpa ya que no cuentan con la cultura del ahorro, y hacen gastos innecesarios que limitan aún más sus posibilidades de generar un patrimonio propio.

Tal es el caso de Gerardo Gutiérrez Díaz, de 26 años de edad, y Diego Reyes Sánchez, de 21 años de edad, quienes trabajan en Price Shoes y Bonafont, respectivamente.

Ellos coincidieron que las nuevas generaciones no están ocupados y preocupados por su futuro, por lo que gastan su dinero en cosas que no son necesarias, como teléfonos de última generación, ropa de marca y viajes.

“No toda la culpa es del gobierno y de los empresarios, ya que nosotros también abonamos a que actualmente sea difícil conseguir un patrimonio (…) En lugar de ahorrar o invertir para nuestro futuro, gastamos en cosas innecesarias solo por moda”, concluyeron.


Elecciones 2024

Mario Riestra se reúne con integrantes de la Canagraf, acompañado de Marko Cortés

El candidato del PAN también realizó una caminata en la unidad habitacional La Margarita

Local

Locatarios de plaza La Herencia, ícono del Centro Histórico, resultan afectados por las intensas lluvias

Los aguaceros provocaron un desbordamiento repentino de los desagües en la zona, sumergiendo la plaza y los locales

Elecciones 2024

Eduardo Rivera suma liderazgos morenistas y emecistas a su proyecto político

El abanderado de la alianza conformado por PAN, PRI, PRD y PSI agradeció el respaldo de más de 60 mil simpatizantes y militantes de otros partidos

Finanzas

Roxana Luna y Tonantzin Fernández cerrarán campañas con grupos musicales

Los Askis, la Flamante Sonora Dinamita y Grupo Jalado se presentarán en los cierres de campaña de las candidatas a la alcaldía de San Pedro Cholula

Elecciones 2024

Alejandro Armenta visita municipios de la Sierra Norte a unos días de concluir campaña

Entre sus propuestas se encuentra la instalación de uno de los 10 agroparques comunitarios del estado en la zona de la Meza de Metlaltoyuca

Local

Conductores de la Ruta Nueva Angelópolis y 77A bloquean vialidades por invasión de derroteros

Más de 70 operadores del transporte público cerraron las vialidades con el fin de presionar a las autoridades para que les den una solución