/ miércoles 28 de julio de 2021

En Punto

El regidor Edson Armando Cortés Contreras desmintió a su compañero de Cabildo, Iván Camacho Mendoza, con relación al número de vendedores ambulantes que existen en el municipio de Puebla.

El primero afirma que son dos mil 500 y no solo mil 500 los informales que ocupan las calles del centro histórico de la ciudad, por lo que coincidió con las voces que señalan el fenómeno como uno de los principales problemas que heredará la administración de Claudia Rivera Vivanco.

Hay desbordamiento, afirmó, y no se puso en marcha ninguno de los planes supuestamente elaborados desde al ayuntamiento para reordenar a los ambulantes.

Como ejemplo recordó que desde hace más de un año se aprobó en Cabildo que se ordenara el comercio informal, lo cual nunca se hizo, por lo que, concluyó, la estrategia no fue más que un engaño debido a que los puestos se pueden observar en gran parte de la ciudad.

Y conste que lo dice un regidor de Morena, para corregir a otro regidor de Morena.

Es decir, la declaración para reafirmar lo que todo el municipio percibe no emana de un partido político contrario a Camacho, presidente de la comisión de Gobernación en el Cabildo.

***

Para que no quepa dudad de quiénes mandan en las calles está el caso de lo que ocurrió ayer en los alrededores del edificio Carolino de la BUAP, con la instalación de la Feria del Libro, que se desarrollará desde el 27 de julio hasta el 16 de agosto.

Resulta que, tras la instalación de los vendedores de libros sobre la Plaza de la Democracia, los ambulantes que “tradicionalmente” ocupan ese espacio protestaron y se inconformaron con trabajadores del ayuntamiento, a quienes exigieron que se les devolviera la plaza para continuar con la oferta de sus productos, principalmente comida.

Tras la molestia de los informales, personal de la Secretaría de Gobernación municipal acudió al lugar para hablar y negociar con los quejosos, de manera que aceptaran la instalación de los vendedores semifijos de libros y ellos se colocaran en las orillas, sobre Reforma y Juan de Palafox y Mendoza, para no sufrir ningún daño en sus percepciones económicas.

Así de eficientes son los trabajadores municipales para atender a los ambulantes.

Pero, cuando son los comerciantes formales los que se quejan de estos, pocas veces o nunca reciben una respuesta positiva.

***

Armando Ríos Piter ha vuelto a hablar después de que la justicia federal y algunas instituciones bancarias le han dado la razón (momentánea) a los integrantes de la Fundación Jenkins que han sido demandados por un miembro de la familia, incluido el rector o exrector Luis Ernesto Derbez Bautista.

En calidad de rector interino de la UDLAP y todavía al mando de la institución, o por lo menos del inmueble, que algunos han denominado como el “cascarón” en esta disputa político-legal, afirma no estar aferrado al cargo que le fue asignado por el nuevo patronato, pero aclara que no se irá mientras no reciba una notificación oficial para ello.

"Entiendo mi condición, en estas cosas hay que hacerlo día con día y hay que hacerlo con la intención de que el servicio le sea útil a la gente. Yo no estoy aferrado a nada, sé que hay un litigio y, bueno, pues estaré muy atento al resultado que los tribunales decidan", expone en entrevista con este diario.

La postura de Ríos Piter, exsenador de la república, obedece a toda lógica.

Si no llega notificación, no se irá, y por lo que se ve la lucha jurídica entre los dos grupos en disputa tardará aún más.

Solo esperemos que no tarde lo suficiente como para arruinar la calidad y el prestigio académico de la institución, la de mayor valía entre las universidades privadas del estado de Puebla.

El regidor Edson Armando Cortés Contreras desmintió a su compañero de Cabildo, Iván Camacho Mendoza, con relación al número de vendedores ambulantes que existen en el municipio de Puebla.

El primero afirma que son dos mil 500 y no solo mil 500 los informales que ocupan las calles del centro histórico de la ciudad, por lo que coincidió con las voces que señalan el fenómeno como uno de los principales problemas que heredará la administración de Claudia Rivera Vivanco.

Hay desbordamiento, afirmó, y no se puso en marcha ninguno de los planes supuestamente elaborados desde al ayuntamiento para reordenar a los ambulantes.

Como ejemplo recordó que desde hace más de un año se aprobó en Cabildo que se ordenara el comercio informal, lo cual nunca se hizo, por lo que, concluyó, la estrategia no fue más que un engaño debido a que los puestos se pueden observar en gran parte de la ciudad.

Y conste que lo dice un regidor de Morena, para corregir a otro regidor de Morena.

Es decir, la declaración para reafirmar lo que todo el municipio percibe no emana de un partido político contrario a Camacho, presidente de la comisión de Gobernación en el Cabildo.

***

Para que no quepa dudad de quiénes mandan en las calles está el caso de lo que ocurrió ayer en los alrededores del edificio Carolino de la BUAP, con la instalación de la Feria del Libro, que se desarrollará desde el 27 de julio hasta el 16 de agosto.

Resulta que, tras la instalación de los vendedores de libros sobre la Plaza de la Democracia, los ambulantes que “tradicionalmente” ocupan ese espacio protestaron y se inconformaron con trabajadores del ayuntamiento, a quienes exigieron que se les devolviera la plaza para continuar con la oferta de sus productos, principalmente comida.

Tras la molestia de los informales, personal de la Secretaría de Gobernación municipal acudió al lugar para hablar y negociar con los quejosos, de manera que aceptaran la instalación de los vendedores semifijos de libros y ellos se colocaran en las orillas, sobre Reforma y Juan de Palafox y Mendoza, para no sufrir ningún daño en sus percepciones económicas.

Así de eficientes son los trabajadores municipales para atender a los ambulantes.

Pero, cuando son los comerciantes formales los que se quejan de estos, pocas veces o nunca reciben una respuesta positiva.

***

Armando Ríos Piter ha vuelto a hablar después de que la justicia federal y algunas instituciones bancarias le han dado la razón (momentánea) a los integrantes de la Fundación Jenkins que han sido demandados por un miembro de la familia, incluido el rector o exrector Luis Ernesto Derbez Bautista.

En calidad de rector interino de la UDLAP y todavía al mando de la institución, o por lo menos del inmueble, que algunos han denominado como el “cascarón” en esta disputa político-legal, afirma no estar aferrado al cargo que le fue asignado por el nuevo patronato, pero aclara que no se irá mientras no reciba una notificación oficial para ello.

"Entiendo mi condición, en estas cosas hay que hacerlo día con día y hay que hacerlo con la intención de que el servicio le sea útil a la gente. Yo no estoy aferrado a nada, sé que hay un litigio y, bueno, pues estaré muy atento al resultado que los tribunales decidan", expone en entrevista con este diario.

La postura de Ríos Piter, exsenador de la república, obedece a toda lógica.

Si no llega notificación, no se irá, y por lo que se ve la lucha jurídica entre los dos grupos en disputa tardará aún más.

Solo esperemos que no tarde lo suficiente como para arruinar la calidad y el prestigio académico de la institución, la de mayor valía entre las universidades privadas del estado de Puebla.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 24 de septiembre de 2021

En Punto

En Punto

jueves 23 de septiembre de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 22 de septiembre de 2021

En Punto

En Punto

martes 21 de septiembre de 2021

En Punto

En Punto

lunes 20 de septiembre de 2021

En Punto

En Punto

viernes 17 de septiembre de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 15 de septiembre de 2021

En Punto

En Punto

martes 14 de septiembre de 2021

En Punto

En Punto

lunes 13 de septiembre de 2021

En Punto

En Punto

viernes 10 de septiembre de 2021

En Punto 

En Punto

Cargar Más