/ martes 4 de enero de 2022

En Punto

Delfina Gómez Álvarez estuvo en Puebla.

La titular de la Secretaría de Educación Pública del gobierno federal vino a una gira de trabajo al estado.

Gómez Álvarez supervisó el regreso a clases en la entidad con un recorrido en las instalaciones del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec y posteriormente se reunió con el gobernador Miguel Barbosa Huerta en Casa Aguayo.

Bueno, eso de supervisar es un decir.

Ir a la escuela pública que cuenta con la mejor infraestructura del estado, como es el caso del CENHCH, no permite conocer ni de cerca la realidad del sistema educativo estatal.

Habría estado mejor, si lo que quería era llevarse una impresión más apegada a la realidad, visitar un aula pública en alguno de los municipios remotos –y más pobres—de la sierra norte o de la mixteca.

No debe ser casual que Delfina Gómez eligiera Puebla en el primer día del regreso a clases.

Recordemos que el estado fue definido por el presidente López Obrador para la descentralización de la SEP. En una de esas ahora sí, en este nuevo año, comienza el largo y tortuoso traslado de la burocracia de esa dependencia, de la Ciudad de México a Puebla.


*

En el primer día hábil del nuevo año el titular de la Secretaría de Salud estatal, José Antonio Martínez García, ha dado a conocer información que ya se preveía –y con temor—a partir de la evolución de la pandemia por coronavirus registrada en el mundo en las últimas semanas del 2021.

Puebla tiene los primeros casos contabilizados y oficializados de la variante Ómicron, confirmados mediante las pruebas de laboratorio realizadas por el acreditado Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos, que corresponden a tres pacientes catalogados como asintomáticos.

Pese a la magnitud de la noticia, que confirma la llegada de esa variante a territorio poblano y ratifica la prevista velocidad del virus para expandirse entre los seres humanos, Martínez García afirmó que no hay de qué alarmarse.

Informó que se ha establecido un cerco epidemiológico en torno a los tres pacientes para conocer con qué personas tuvieron contacto en los días previos al descubrimiento y aplicarles a todos las pruebas de detección del virus.

En efecto, como bien apunta el secretario: no se trata de prender las alarmas.

Se trata de analizar la información para tener presente que la pandemia no se ha ido.

El virus sigue y toca a todos, gobierno, empresarios, académicos, investigadores y sociedad civil en su conjunto continuar en prácticas de corresponsabilidad para permanecer en la lucha.

Así arranca el nuevo año en materia de salud pública para el estado.


*

¿Será?

De ser ciertos los números ofrecidos por el propio funcionario, Jorge Antonio Cruz Lepe, secretario de Gobernación en el ayuntamiento de Puebla, tendría que ser ya mismo nominado al mejor servidor público del año 2021 no solo a nivel estatal, sino nacional.

Según Cruz Lepe, en las calles del centro histórico de la ciudad de Puebla quedan al día de hoy solo 850 vendedores ambulantes, lo cual ya en sí mismo es un dato bueno.

Pero, agárrese, la nota no está por ahí, sino en los comerciantes informales que ha logrado retirar desde la llegada al gobierno en septiembre del año pasado.

El servidor público asegura que recibió un centro histórico con cinco mil 200 ambulantes, lo que significa que en apenas tres meses y medio ya se deshizo de cuatro mil 350.

¿De verdad había tantos?

En esta columna creemos que no.

Pero procuremos no desmentirlo por ahora.

El secretario volvió a comprometerse a quitarlos a todos del primer cuadro de la ciudad.

Dejemos que lo haga.


Delfina Gómez Álvarez estuvo en Puebla.

La titular de la Secretaría de Educación Pública del gobierno federal vino a una gira de trabajo al estado.

Gómez Álvarez supervisó el regreso a clases en la entidad con un recorrido en las instalaciones del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec y posteriormente se reunió con el gobernador Miguel Barbosa Huerta en Casa Aguayo.

Bueno, eso de supervisar es un decir.

Ir a la escuela pública que cuenta con la mejor infraestructura del estado, como es el caso del CENHCH, no permite conocer ni de cerca la realidad del sistema educativo estatal.

Habría estado mejor, si lo que quería era llevarse una impresión más apegada a la realidad, visitar un aula pública en alguno de los municipios remotos –y más pobres—de la sierra norte o de la mixteca.

No debe ser casual que Delfina Gómez eligiera Puebla en el primer día del regreso a clases.

Recordemos que el estado fue definido por el presidente López Obrador para la descentralización de la SEP. En una de esas ahora sí, en este nuevo año, comienza el largo y tortuoso traslado de la burocracia de esa dependencia, de la Ciudad de México a Puebla.


*

En el primer día hábil del nuevo año el titular de la Secretaría de Salud estatal, José Antonio Martínez García, ha dado a conocer información que ya se preveía –y con temor—a partir de la evolución de la pandemia por coronavirus registrada en el mundo en las últimas semanas del 2021.

Puebla tiene los primeros casos contabilizados y oficializados de la variante Ómicron, confirmados mediante las pruebas de laboratorio realizadas por el acreditado Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos, que corresponden a tres pacientes catalogados como asintomáticos.

Pese a la magnitud de la noticia, que confirma la llegada de esa variante a territorio poblano y ratifica la prevista velocidad del virus para expandirse entre los seres humanos, Martínez García afirmó que no hay de qué alarmarse.

Informó que se ha establecido un cerco epidemiológico en torno a los tres pacientes para conocer con qué personas tuvieron contacto en los días previos al descubrimiento y aplicarles a todos las pruebas de detección del virus.

En efecto, como bien apunta el secretario: no se trata de prender las alarmas.

Se trata de analizar la información para tener presente que la pandemia no se ha ido.

El virus sigue y toca a todos, gobierno, empresarios, académicos, investigadores y sociedad civil en su conjunto continuar en prácticas de corresponsabilidad para permanecer en la lucha.

Así arranca el nuevo año en materia de salud pública para el estado.


*

¿Será?

De ser ciertos los números ofrecidos por el propio funcionario, Jorge Antonio Cruz Lepe, secretario de Gobernación en el ayuntamiento de Puebla, tendría que ser ya mismo nominado al mejor servidor público del año 2021 no solo a nivel estatal, sino nacional.

Según Cruz Lepe, en las calles del centro histórico de la ciudad de Puebla quedan al día de hoy solo 850 vendedores ambulantes, lo cual ya en sí mismo es un dato bueno.

Pero, agárrese, la nota no está por ahí, sino en los comerciantes informales que ha logrado retirar desde la llegada al gobierno en septiembre del año pasado.

El servidor público asegura que recibió un centro histórico con cinco mil 200 ambulantes, lo que significa que en apenas tres meses y medio ya se deshizo de cuatro mil 350.

¿De verdad había tantos?

En esta columna creemos que no.

Pero procuremos no desmentirlo por ahora.

El secretario volvió a comprometerse a quitarlos a todos del primer cuadro de la ciudad.

Dejemos que lo haga.


ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 18 de enero de 2022

En Punto

En Punto

lunes 17 de enero de 2022

En Punto

En Punto

viernes 14 de enero de 2022

En Punto

En Punto

jueves 13 de enero de 2022

En Punto

En Punto

miércoles 12 de enero de 2022

En Punto

En Punto

martes 11 de enero de 2022

En Punto

En Punto

lunes 10 de enero de 2022

En Punto

En Punto

viernes 07 de enero de 2022

En Punto

En Punto

jueves 06 de enero de 2022

En Punto

En Punto

miércoles 05 de enero de 2022

En Punto

En Punto

Cargar Más