/ miércoles 8 de septiembre de 2021

La identidad de género en los niños

Es una realidad que existen quienes desde pequeños no se identifican con su sexo biológico y los padres deben estar atentos, para apoyarlos

La identidad de género es un tema del que se habla cada día más en nuestra sociedad y para muestra está la nueva “Ley de infancias Trans” que en la Ciudad de México permitiría a los niños de 12 años hacer una rectificación de sus actas de nacimiento, para que su nombre sea afín al género con el que personalmente se identifican.

A raíz de esto, nos surgió la inquietud de saber cuándo realmente un niño o niña pueden definir si se perciben como hombre, mujer o ninguno de los dos, como en el caso de las que hoy se conocen como “personas no binarias”.

Lo anterior, con la finalidad de que sus padres puedan estar atentos, en caso de que haya algún conflicto en ese sentido y, lo más importante, buscar ayuda y darles apoyo para que se les acepte tal como son y puedan llegar a tener una vida más feliz.

Para esto, charlamos con Jaquelin Machado, profesional de la salud mental con especialidad en coaching multidimensional, un diplomado en sexualidad e instructora en desarrollo de conciencia. La especialista, para empezar, explica la diferencia entre sexo y género.

El primero se determina por los caracteres externos de los órganos genitales y los cromosomas, tiene que ver más con un fenómeno biológico, mientras que el género es una construcción social, se relaciona con los roles que juegan hombres y mujeres dentro de una comunidad. El género puede incluir la forma en que hombres y mujeres expresan sus sentimientos y en ocasiones no se relaciona con el sexo de nacimiento.

Foto: Freepik

IDENTIDAD Y ROLES DE GÉNERO

La identidad de género se refiere a la forma en que te defines y el cómo te ves a ti mismo(a), luego entonces, es la forma en que lo expresas a través de tus acciones, tu forma de vestir y tu comportamiento. Los roles integran el prejuicio generalizado sobre lo que las personas deben desempeñar o poseer según sean hombres o mujeres; son las expresiones de dichos prejuicios estereotipados, afirma Jaquelin.

Hace no mucho tiempo, todavía desde pequeños(as) se enseñaba el rol de acuerdo con su sexo, hoy eso ha cambiado y la tendencia es dejarlos que ellos exploren y decidan sus gustos. Esto no debería tener relación con el sexo, pues a los niños puede gustarles jugar a la comidita y a las niñas con autos, sin que tenga que ver con su identidad de género: puedes ser ingeniera y percibirte como mujer, maestro de primaria y sentirte hombre.

Ahora bien, la humanidad hoy vive una transformación acelerada y una evolución que en mucho nos rebasa, ello incluye la necesidad de expresar con libertad con qué género realmente nos sentimos identificados. Lo que es diferente nos asusta y por ello los reprimimos, los rechazamos y le damos la vuelta, afirma la entrevistada.

Todos, independiente de su identidad de género, tienen los mismos derechos al afecto, al amor, a la aceptación y a la integración; los niños en ese sentido son más naturales y no se polarizan tanto como los adultos, no son extremistas de negro y blanco.

Son más bien como una paleta de colores en la que hay muchas posibilidades y en la cual no hay obligación de encajar en ningún estereotipo. Si nos metemos a los juicios de valor de bueno y malo, siempre habrá alguien que pierda y alguien que gane, uno que sufra y otro victimario, y así sucesivamente, agrega.

Foto: Freepik

CÓMO DEBEN APOYAR LOS PAPÁS

Para que la niñez se desarrolle más libremente en cuanto a los roles y la identidad de género, sus papás y mamás primero que nada deben conocer realmente bien a sus hijos, involucrarse en su vida, y asegurarles y hacerles sentir que son amados incondicionalmente.

En segundo lugar, informarse de los temas que involucran la identidad de género, el sexo, la sexualidad, la orientación sexual y la expresión, tanto sexual como de identidad de género. Deben también buscar asociaciones y grupos de apoyo, en caso de tener conflicto en cuanto a la identidad de género de sus hijos, así como participar en actividades que involucran ese tipo de situaciones, recomienda.

¿CUÁNDO SE DEFINE LA IDENTIDAD DE GÉNERO?

La psicóloga comenta que aproximadamente entre los 6 y los 12 años, con sus variantes, ya se empieza identificar cuál es tu identidad de género, es decir, aquello que les va acomodando más; sin embargo, es importante ubicar que el momento ideal es cuando el niño está haciendo preguntas o estamos observando comportamientos que consideramos que no van conforme a su sexo y a su género.

La forma en que los niños expresan su identidad de género es mediante los gustos, en cuanto a ropa, forma de peinarse, juguetes que eligen u objetos que les llaman la atención; también a través de la forma en que se sienten identificados en cuanto a los roles, más femeninos o masculinos, estereotipados por la sociedad y por la cultura en la que viven, asevera.

¿QUÉ HACER EN ESE CASO?

Cuando los hijos no se identifican con su sexo biológico

Los padres deben estar realmente involucrados en la vida de sus hijos, sin caer en excesos, para poder conocerlos bien. Como padre sabes, por intuición y luego por comprobación, cuando un ellos no se identifican con su sexo de nacimiento, pues las actividades y los comportamientos son diferentes a este, comenta Jaquelin Machado, especialista en sexualidad.

En esos casos, buscan situaciones que van ligadas más hacia el género con el que se sienten identificados y, por consiguiente, con sus roles, que pueden ser más femeninos o masculinos, dependiendo de la identificación, añade.

Si es una niña cuya identidad de género es masculina, busca a actividades más aguerridas, se viste como niño, tiene más amigos que amigas, escoge actividades que son tradicionalmente más de hombres; pero en realidad va siendo un conjunto de muchas cosas, ya que muchas veces el que se lleve más con niños no significa nada.

Lo más importante es estar informados, pero OJO, sin caer en excesos obsesivos; sobre todo los padres han de trabajar mucho su propia identificación y sus propios conflictos con respecto al tema. Puede ser que les gusten juegos y actividades que son originalmente de un sexo diferente al suyo, pero su identidad seguir siendo igual a este.

Foto: pressfoto

CÓMO GUIARLOS ADECUADAMENTE

Para guiar a los hijos adecuadamente, lo primero es estar informados, buscar asociaciones, profesionistas en el tema, identificar cuando realmente el niño está pidiendo ayuda. En lo que respecta a dudas o experiencias con los amiguitos, deben escucharlos, dejarlos expresarse sin interrumpirlos caminar con ellos --en sentido figurado-- conforme lo requieran.

Si los padres o los profesores, que son las figuras de autoridad, están informados con claridad y además los comprenden, la forma de guiar y de identificar es la comunicación libre con los hijos respecto a la sexualidad y todo lo que ella implica.

Pero es importante ubicar la edad de los niños, pues no vas a dar una cátedra de identidad de género a un pequeño de 3 y 5 años; los niños van preguntando conforme adquieren madurez, porque ellos son muy simples y naturales.

“Lo que sugiero cuando un niño o una niña no se identifica con su sexo biológico, si su identidad de género, por ponerlo simple, es contraria a su sexo biológico, lo que hay que hacer primero que nada es respetarlo y hacerle sentir que es amado tal como es y, reitero, involucrarse, informarse y pedir apoyo profesional si la situación como padres los rebasa”, concluye.

La identidad de género es un tema del que se habla cada día más en nuestra sociedad y para muestra está la nueva “Ley de infancias Trans” que en la Ciudad de México permitiría a los niños de 12 años hacer una rectificación de sus actas de nacimiento, para que su nombre sea afín al género con el que personalmente se identifican.

A raíz de esto, nos surgió la inquietud de saber cuándo realmente un niño o niña pueden definir si se perciben como hombre, mujer o ninguno de los dos, como en el caso de las que hoy se conocen como “personas no binarias”.

Lo anterior, con la finalidad de que sus padres puedan estar atentos, en caso de que haya algún conflicto en ese sentido y, lo más importante, buscar ayuda y darles apoyo para que se les acepte tal como son y puedan llegar a tener una vida más feliz.

Para esto, charlamos con Jaquelin Machado, profesional de la salud mental con especialidad en coaching multidimensional, un diplomado en sexualidad e instructora en desarrollo de conciencia. La especialista, para empezar, explica la diferencia entre sexo y género.

El primero se determina por los caracteres externos de los órganos genitales y los cromosomas, tiene que ver más con un fenómeno biológico, mientras que el género es una construcción social, se relaciona con los roles que juegan hombres y mujeres dentro de una comunidad. El género puede incluir la forma en que hombres y mujeres expresan sus sentimientos y en ocasiones no se relaciona con el sexo de nacimiento.

Foto: Freepik

IDENTIDAD Y ROLES DE GÉNERO

La identidad de género se refiere a la forma en que te defines y el cómo te ves a ti mismo(a), luego entonces, es la forma en que lo expresas a través de tus acciones, tu forma de vestir y tu comportamiento. Los roles integran el prejuicio generalizado sobre lo que las personas deben desempeñar o poseer según sean hombres o mujeres; son las expresiones de dichos prejuicios estereotipados, afirma Jaquelin.

Hace no mucho tiempo, todavía desde pequeños(as) se enseñaba el rol de acuerdo con su sexo, hoy eso ha cambiado y la tendencia es dejarlos que ellos exploren y decidan sus gustos. Esto no debería tener relación con el sexo, pues a los niños puede gustarles jugar a la comidita y a las niñas con autos, sin que tenga que ver con su identidad de género: puedes ser ingeniera y percibirte como mujer, maestro de primaria y sentirte hombre.

Ahora bien, la humanidad hoy vive una transformación acelerada y una evolución que en mucho nos rebasa, ello incluye la necesidad de expresar con libertad con qué género realmente nos sentimos identificados. Lo que es diferente nos asusta y por ello los reprimimos, los rechazamos y le damos la vuelta, afirma la entrevistada.

Todos, independiente de su identidad de género, tienen los mismos derechos al afecto, al amor, a la aceptación y a la integración; los niños en ese sentido son más naturales y no se polarizan tanto como los adultos, no son extremistas de negro y blanco.

Son más bien como una paleta de colores en la que hay muchas posibilidades y en la cual no hay obligación de encajar en ningún estereotipo. Si nos metemos a los juicios de valor de bueno y malo, siempre habrá alguien que pierda y alguien que gane, uno que sufra y otro victimario, y así sucesivamente, agrega.

Foto: Freepik

CÓMO DEBEN APOYAR LOS PAPÁS

Para que la niñez se desarrolle más libremente en cuanto a los roles y la identidad de género, sus papás y mamás primero que nada deben conocer realmente bien a sus hijos, involucrarse en su vida, y asegurarles y hacerles sentir que son amados incondicionalmente.

En segundo lugar, informarse de los temas que involucran la identidad de género, el sexo, la sexualidad, la orientación sexual y la expresión, tanto sexual como de identidad de género. Deben también buscar asociaciones y grupos de apoyo, en caso de tener conflicto en cuanto a la identidad de género de sus hijos, así como participar en actividades que involucran ese tipo de situaciones, recomienda.

¿CUÁNDO SE DEFINE LA IDENTIDAD DE GÉNERO?

La psicóloga comenta que aproximadamente entre los 6 y los 12 años, con sus variantes, ya se empieza identificar cuál es tu identidad de género, es decir, aquello que les va acomodando más; sin embargo, es importante ubicar que el momento ideal es cuando el niño está haciendo preguntas o estamos observando comportamientos que consideramos que no van conforme a su sexo y a su género.

La forma en que los niños expresan su identidad de género es mediante los gustos, en cuanto a ropa, forma de peinarse, juguetes que eligen u objetos que les llaman la atención; también a través de la forma en que se sienten identificados en cuanto a los roles, más femeninos o masculinos, estereotipados por la sociedad y por la cultura en la que viven, asevera.

¿QUÉ HACER EN ESE CASO?

Cuando los hijos no se identifican con su sexo biológico

Los padres deben estar realmente involucrados en la vida de sus hijos, sin caer en excesos, para poder conocerlos bien. Como padre sabes, por intuición y luego por comprobación, cuando un ellos no se identifican con su sexo de nacimiento, pues las actividades y los comportamientos son diferentes a este, comenta Jaquelin Machado, especialista en sexualidad.

En esos casos, buscan situaciones que van ligadas más hacia el género con el que se sienten identificados y, por consiguiente, con sus roles, que pueden ser más femeninos o masculinos, dependiendo de la identificación, añade.

Si es una niña cuya identidad de género es masculina, busca a actividades más aguerridas, se viste como niño, tiene más amigos que amigas, escoge actividades que son tradicionalmente más de hombres; pero en realidad va siendo un conjunto de muchas cosas, ya que muchas veces el que se lleve más con niños no significa nada.

Lo más importante es estar informados, pero OJO, sin caer en excesos obsesivos; sobre todo los padres han de trabajar mucho su propia identificación y sus propios conflictos con respecto al tema. Puede ser que les gusten juegos y actividades que son originalmente de un sexo diferente al suyo, pero su identidad seguir siendo igual a este.

Foto: pressfoto

CÓMO GUIARLOS ADECUADAMENTE

Para guiar a los hijos adecuadamente, lo primero es estar informados, buscar asociaciones, profesionistas en el tema, identificar cuando realmente el niño está pidiendo ayuda. En lo que respecta a dudas o experiencias con los amiguitos, deben escucharlos, dejarlos expresarse sin interrumpirlos caminar con ellos --en sentido figurado-- conforme lo requieran.

Si los padres o los profesores, que son las figuras de autoridad, están informados con claridad y además los comprenden, la forma de guiar y de identificar es la comunicación libre con los hijos respecto a la sexualidad y todo lo que ella implica.

Pero es importante ubicar la edad de los niños, pues no vas a dar una cátedra de identidad de género a un pequeño de 3 y 5 años; los niños van preguntando conforme adquieren madurez, porque ellos son muy simples y naturales.

“Lo que sugiero cuando un niño o una niña no se identifica con su sexo biológico, si su identidad de género, por ponerlo simple, es contraria a su sexo biológico, lo que hay que hacer primero que nada es respetarlo y hacerle sentir que es amado tal como es y, reitero, involucrarse, informarse y pedir apoyo profesional si la situación como padres los rebasa”, concluye.

Policiaca

Eran madre e hija, mujeres encobijadas en San Miguel Espejo

De acuerdo con el avance de las investigaciones, habría sido por un ajuste de cuentes y no un crimen pasional

Gossip

Puebla, escenario para comercial de famosa tienda mexicana

Curiosos no perdieron la oportunidad de capturar el momento con sus celulares y hasta pedirle “Las Mañanitas” a los mariachis

Turismo

Fin de semana navideño: checa las actividades decembrinas en Puebla

Iluminarias, espectáculos, shows, compras, platillos de temporada y un abanico de actividades son parte de la apuesta para este mes en el estado

Finanzas

¡A ponerse a dieta! Pieza de pan subirá hasta 2 pesos

La materia prima sigue subiendo y eso obliga a modificar los precios, explica la Upmipan

Finanzas

Insuficiente, incremento salarial de 22% para cubrir necesidades básicas : CCE

Empresas poblanas resentirán el incremento por falta de estabilidad financiera