/ martes 2 de julio de 2019

El tapado en Puebla | TURISTEANDO CON EL BARÓN ROJO

La historia de un gran farsante, cuya cabeza fue exhibida en La Compañía

Hola queridos lectores, gracias por recibirme en la calidad y la calidez de sus hogares en este ultimo día del mes de junio, ya nos despedimos de medio año, y esta segunda mitad se va a ir como agua entre las manos.

En esta entrega les voy a narrar la historia de un personaje de la Puebla colonial, llamado “el tapado”; pero no, no se crean que es algo relacionado con la política, no, este personaje tuvo su peculiar historia y aquí se las platico de una manera muy breve, comencemos.

En el año del señor de 1683, arriba al puerto de Veracruz el español Antonio de Benavides, marqués de San Vicente, alias “el tapado”, ataviado con grandes joyas y lujoso vestuario, arrendando dos carretas para el transporte de su equipaje, que según cuentan las crónicas de la época se hospedó en el Mesón del Cristo, (actualmente 8 oriente 16).

El tapado, apodado así por la peculiar forma de vestirse, sobre todo por su costumbre de estar encapuchado a toda hora del día, mote que de inmediato le dio la sociedad que lo trató.

Se dirigió a presentarse ante las autoridades como visitador de la corona española, presentando papeles falsos que lo acreditaban como el mismo, incluso autonombrándose regente y representante de la reina Mariana de Austria, esto motivó a que fuera atendido donde se presentara a cuerpo de rey, realizando trámites, autorizaciones, todo a nombre de la Corona española, lográndose hacer de una cuantiosa fortuna.

Pero su buena suerte se le acabó al fin, y todo por un error cometido. Cuenta la leyenda que estando en la oficina del gobernador, y como era su costumbre, autorizando cuanto trámite se le pedía, escuchó a otro visitante a esa oficina leer un documento en antiguo hebreo, y este señor muy amablemente se ofreció a traducirlo, y cuán grande fue su error, que se descubrió que era judío, y no católico.

De inmediato fue puesto en arresto y trasladado a la ciudad de Nueva España, al edificio del Santo Oficio, hoy en día Palacio de Medicina en la explanada del templo de Santo Domingo, en el centro histórico de la ciudad de México.

Don Antonio de Benavides, acusado de judaísmo, al negarse a aceptar la conversión religiosa al catolicismo, es enjuiciado y sentenciado a morir en la horca, pues además de los delitos religiosos, se le inculpó de todos los fraudes que cometió en la ciudad de Puebla.

Fue ejecutado el 12 de julio de 1684 pero, aquí la coincidencia, en ese instante se presentó en el país un eclipse de sol, espantando a la muchedumbre, gritando que se estaba ejecutando a un inocente, pero aun así, la sentencia se cumplió.

Se ignora por órdenes de quien, pero su cabeza fue separada de su cuerpo, trasladada a la ciudad de Puebla y puesta en exhibición, a manera de escarmiento, en la arcada mayor del atrio del templo de La Compañía de esta ciudad.

Permaneció en exhibición por 20 días, pues los sacerdotes jesuitas, ante el espectáculo tan escatológico que representaba ese objeto en descomposición, pidieron al alcalde de la ciudad que fuera retirada, ignorándose donde se le daría sepultura. De esta manera terminaría la efímera vida de este personaje de la Puebla colonial.

Soy Jorge Eduardo Zamora y nos leeremos la próxima semana.

Contacto:

  • WhatsApp: 22 14 15 85 38
  • Facebook: Eduardo Zamora Martínez

Hola queridos lectores, gracias por recibirme en la calidad y la calidez de sus hogares en este ultimo día del mes de junio, ya nos despedimos de medio año, y esta segunda mitad se va a ir como agua entre las manos.

En esta entrega les voy a narrar la historia de un personaje de la Puebla colonial, llamado “el tapado”; pero no, no se crean que es algo relacionado con la política, no, este personaje tuvo su peculiar historia y aquí se las platico de una manera muy breve, comencemos.

En el año del señor de 1683, arriba al puerto de Veracruz el español Antonio de Benavides, marqués de San Vicente, alias “el tapado”, ataviado con grandes joyas y lujoso vestuario, arrendando dos carretas para el transporte de su equipaje, que según cuentan las crónicas de la época se hospedó en el Mesón del Cristo, (actualmente 8 oriente 16).

El tapado, apodado así por la peculiar forma de vestirse, sobre todo por su costumbre de estar encapuchado a toda hora del día, mote que de inmediato le dio la sociedad que lo trató.

Se dirigió a presentarse ante las autoridades como visitador de la corona española, presentando papeles falsos que lo acreditaban como el mismo, incluso autonombrándose regente y representante de la reina Mariana de Austria, esto motivó a que fuera atendido donde se presentara a cuerpo de rey, realizando trámites, autorizaciones, todo a nombre de la Corona española, lográndose hacer de una cuantiosa fortuna.

Pero su buena suerte se le acabó al fin, y todo por un error cometido. Cuenta la leyenda que estando en la oficina del gobernador, y como era su costumbre, autorizando cuanto trámite se le pedía, escuchó a otro visitante a esa oficina leer un documento en antiguo hebreo, y este señor muy amablemente se ofreció a traducirlo, y cuán grande fue su error, que se descubrió que era judío, y no católico.

De inmediato fue puesto en arresto y trasladado a la ciudad de Nueva España, al edificio del Santo Oficio, hoy en día Palacio de Medicina en la explanada del templo de Santo Domingo, en el centro histórico de la ciudad de México.

Don Antonio de Benavides, acusado de judaísmo, al negarse a aceptar la conversión religiosa al catolicismo, es enjuiciado y sentenciado a morir en la horca, pues además de los delitos religiosos, se le inculpó de todos los fraudes que cometió en la ciudad de Puebla.

Fue ejecutado el 12 de julio de 1684 pero, aquí la coincidencia, en ese instante se presentó en el país un eclipse de sol, espantando a la muchedumbre, gritando que se estaba ejecutando a un inocente, pero aun así, la sentencia se cumplió.

Se ignora por órdenes de quien, pero su cabeza fue separada de su cuerpo, trasladada a la ciudad de Puebla y puesta en exhibición, a manera de escarmiento, en la arcada mayor del atrio del templo de La Compañía de esta ciudad.

Permaneció en exhibición por 20 días, pues los sacerdotes jesuitas, ante el espectáculo tan escatológico que representaba ese objeto en descomposición, pidieron al alcalde de la ciudad que fuera retirada, ignorándose donde se le daría sepultura. De esta manera terminaría la efímera vida de este personaje de la Puebla colonial.

Soy Jorge Eduardo Zamora y nos leeremos la próxima semana.

Contacto:

  • WhatsApp: 22 14 15 85 38
  • Facebook: Eduardo Zamora Martínez

Local

Murales que reflejan la nueva realidad

El incentivar el uso del cubrebocas queda plasmado en estos murales

Local

Hyelove: conquistando paladares con bolis artesanales

Es un negocio familiar que arrancó vendiendo bolis en las calles, pero en unos días más tendrán un espacio fijo.

Local

Intervienen ciclovías para dar más seguridad

Puebla ocupó el octavo lugar nacional con más muertes de peatones y ciclistas en accidentes viales en el último año

Estado

Muere bebé de cinco meses en Tehuacán

Los elementos ministeriales llevaron a cabo el peritaje correspondiente y después de tres horas efectuaron el levantamiento del cuerpo

Local

Parque Amalucan estará culminado antes del 12 de febrero

El mejoramiento del parque Amalucan lleva un avance del 50 por ciento

Policiaca

Las noticias policiacas de hoy 16 de enero en Puebla

Las noticias policiacas de Puebla en un solo lugar

Deportes

Puebla tuvo problemas para completar convocatoria

La mayoría de los casos del mal reportados por el club atacaron en su mayoría el primer equipo, que se las ingenió para juntar a 18 futbolistas para jugar el domingo

Deportes

Un debut mejor de lo esperado

La entrenadora de las regias apuntaba a un arranque de torneo complicado; pero se encontró con unas Rayadas listas para defender el título desde el primer día

Sociedad

Familia LeBarón pide intervenció de CNDH por casos infiltrados en Chihuahua

Adrián LeBarón, informó que no han podido tener acceso a los avances de la investigación, por lo que pidió la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos