/ martes 12 de marzo de 2024

Ciudad Serdán, epicentro del segundo sismo más mortífero del país | Archivo Rojo

El martes 28 de agosto de 1973, un sismo sorprendió a los habitantes de la región montañosa de los estados de Puebla y Veracruz

Una estela de luto y desolación dejó el sismo que, el martes 28 de agosto de 1973, sorprendió a los habitantes de la región montañosa de los estados de Puebla y Veracruz.

No acaba aun de recuperarse la Nación de un desastre sin precedentes ocurrido en el país con el desbordamiento de la presa “El Conejo” en Irapuato, Guanajuato, que diez días antes había destruido vidas y hogares dejando a la ciudad inundada con varios metros de agua, cuando la madrugada del 28 de agosto ocurrió el segundo sismo más mortífero que haya tenido lugar en México.


En el estado de Puebla además de centenares de muertos y miles de damnificados, dejó destrucción de viviendas, así como edificios civiles, públicos y patrimoniales afectados o en ruinas.

Foto: Hemeroteca | El Sol de Puebla

El suceso

Eran las 3:55 horas cuando un movimiento trepidatorio de 7.3 grados en la escala Ricther, con una duración de 2 minutos, azotó la región de Orizaba, en Veracruz, y la de Ciudad Serdán, en Puebla, dejándolas reducidas a escombros.

En el país, el sismo acabó con miles de vidas, según cifras oficiales dejó un saldo de mil 200 personas fallecidas y 500 mil personas perdieron su hogar.

De acuerdo con el Servicio Sismológico Nacional (SSN) el epicentro del sismo se originó en Ciudad Serdán, Puebla. Sin embargo, el CENAPRED, mencionó al municipio de Ixtaczoquitlán, Veracruz, como origen.

Más de 5 mil personas, entre efectivos del Ejército Mexicano y voluntarios de la Cruz Roja, se desplazaron a los estados de Puebla y Veracruz, en donde 5 ciudades y 48 poblados fueron afectados por el movimiento telúrico que derrumbó casas, edificios e iglesias, además de cortar carreteras y vías de ferrocarriles, e interrumpir las comunicaciones telefónicas y telegráficas.

Foto: Hemeroteca | El Sol de Puebla

Las zonas más afectadas

De acuerdo con información dada a conocer oportunamente por esta casa editorial, El Sol de Puebla, el día de los hechos a las 6:30 horas, el Gobierno Federal envió brigadas de auxilio con medicamentos, ropa, víveres, cobertores, etcétera, a las poblaciones de Ciudad Serdán, Quecholac, Soltepec, Tenango, Tehuacán, Zinacatepec, Ajalpan y Tlacotepec.


En el estado de Puebla se contabilizaron quinientos cuarenta y un muertos, un número incalculable de heridos y cuantiosos daños materiales en edificios y en más de un centenar de templos católicos.

Ciudad Serdán fue la ciudad más severamente castigada por el sismo ocurrido la madrugada del 28 de agosto de 1973 a las 3:55 horas. Según datos proporcionados por las autoridades de dicha población, a las 16:00 horas de ese mismo día, los fallecidos sumaban 405 personas y los heridos miles, de los cuales hubo que trasladar a la tercera parte de ellos a la capital para ser atendidos.



En la publicación se lee que la ciudad más dañada de la entidad poblana, desde el aire se veía de la siguiente manera:

“En Ciudad Serdán, todos sus templos parcial y totalmente destruidos, algunos en sus bóvedas principales y otros con cúpulas mayores y menores desplomadas. El panorama habitacional en verdad conmueve con por lo menos un 90 por ciento de las casas –en su mayoría de adobe—derrumbadas en sus muros y techos y daños considerables en algunas edificaciones modernas (…) No hay manzana de esta ciudad que no tenga un sinnúmero de casas derrumbadas, y no hay solar o patio en donde grupos de hombres y mujeres realizaran faenas de rescata de heridos y también muertos atrapados por los muros que durante muchos años les cobijaron y protegieron”.

La nota periodística menciona que desde las 4 de la mañana los pobladores ya andaban en las calles para iniciar labores de rescate de personas y/o cadáveres que quedaron sepultados bajo toneladas de escombró. Labor que se dificultó porque los servicios de energía eléctrica y servicio telefónico, quedaron suspendidos.

La ciudad quedó completamente incomunicada cuando la central telefónica fue destruida por el temblor. Gracias a dios la operadora del turno de la madrugada, Maricela Montiel, logró salir ilesa.

Nueve templos de la ciudad quedaron completamente destruidos. El Centro Escolar Presidente Francisco I. Madero sufrió daños calculados en 3 millones de pesos antiguos. Para las 10:00 horas el Centro de Salud Rafael Alducin, estaba abarrotado y los lesionados seguían llegando.

Foto: Hemeroteca | El Sol de Puebla

En ese momento el director del Centro de Salud era el doctor Sergio Briz Flores y recibió el aviso de que en la población de El Veladero había 40 muertos y centenares de lesionados, que fueron trasladados a la cabecera del municipio en camiones de carga que prestaron los propietarios de los mismos.



Bajo los escombro de muchas casas yacían centenares de cadáveres, pero primero hubo que trasladar a los lesionados para que recibieran asistencia médica. Después se iniciaría con los trabajos remoción de escombro y rescate de cuerpos.

El presidente municipal era Agustín Ruiz Cid de León, quien fue avisado que llegaría personal del Ejército con tiendas de campaña, servicios médicos, víveres, frazadas y servicio anti epidemiológico. Arribaron alrededor de las 12:00 horas.

En las labores de rescate intervinieron Rescate y Primero Auxilios, A.C.; Cruz Roja delegación Puebla, Huamantla, San Martín Texmelucan, Huejotzingo, Tlaxcala y Ciudad Serdán; y elementos del Ejército y Policía Municipal.

El 90% de los pobladores de la región quedaron damnificados porque no hubo construcción que resistiera la intensidad del temblor.

Las poblaciones pertenecientes al municipio de Chalchicomula que más resintieron el temblor fueron: San Francisco de Asís 6 muertos, 28 heridos; Ocotenco 9 muertos, 30 heridos; Tlachichuca 30 muertos, 25 heridos; Soapan 12 muertos, 20 heridos; Soltepec 1 muerto, 7 heridos; Cuauhtémoc 6 muertos, 12 heridos; Zacatitla 11 muertos, 20 heridos; Xicohtenco 16 muertos, 11 heridos; San Luis Sesma 17 muertos, 11 heridos; Texmalaquilla 2 muertos, 20 heridos; Cuacnopalan 10 muertos, 21 heridos; Ahuatepec 1 muerto, 3 heridos; San Francisco Independencia 8 muertos, 11 heridos; Candelaria 8 muertos, 5 heridos; Las Cuchillas 8 muertos, 11 heridos; Arcos Ojo de Agua 1 muerto, 4 heridos; San Martín 1 muerto, 28 heridos; Jalapaxco 112muertos, 5 heridos; Dolores Buen País 2 muertos, 10 heridos; El Veladero 40 muertos, 100 lesionados; Techachalco 6 muertos, 20 heridos; Santa Inés Borbolla 9 muertos, 12 heridos; Santa María Cuautepec 3 muertos, 10 heridos; Ciudad Serdán, 37 muertos, 300 heridos.

Foto: Hemeroteca | El Sol de Puebla


El desastre en la capital

En la capital, el temblor dejo dos personas muertas y 80 heridos, además de iglesias y edificios destruidos, vehículos aplastados, cables rotos de luz y teléfonos diseminados en toda la población.

Las pérdidas fueron cuantiosas y muy grave la amenaza de derrumbes de las viejas viviendas en los barrios humildes y secciones de edificios como el Ayuntamiento, el edificio Carolino, El CENHCH y diferentes templos como Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (27 poniente, entre 16 de Septiembre y 3 Sur), que tuvo que ser demolida para erigir un templo nuevo.

El alcalde Luis Vázquez Lapuente, dictó medidas de emergencia en prevención de accidentes por derrumbamiento de bardas y muros exteriores e interiores, porque en toda la ciudad había casas agrietadas, vidrios rotos y recubrimientos exteriores desprendidos. También ordenó reunir alimentos para su distribución entre las familias de los heridos.

En el Palacio Municipal se cayó un bloque de piedra que deterioró la maquinaria del reloj de la fachada que dejó de caminar a las 3:55 horas. Se cuartearon los techos y paredes de la sala de Audiencias y de la dirección de Acción Cívica, en la fachada también se cayó el asta bandera y rompió los techos centrales. Se cortó la línea de alta tensión y todo el palacio quedó en tinieblas porque permanentemente requería iluminación eléctrica.

También resultaron afectados el Edificio Carolino, la Escuela Preparatoria Emiliano Zapata, los edificios de la Escuela de Física y Filosofía y Letras, la Escuela de Leyes en Ciudad Universitaria y la Preparatoria Benito Juárez. Los daños se calcularon en 2 millones de antiguos pesos.

En el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec, sufrieron cuarteaduras y quedaron imposibilitadas temporalmente 16 aulas, y la dirección del plantel en su tercer piso, agravado por el hecho de que su estructura sostenía un tanque de 40 mil litros de agua que surtía la escuela.

Los servicios públicos de agua potable, drenaje, alumbrado y líneas telefónicas se reportaron normales. Solamente en el Seminario reventaron las tuberías en los edificios que sufrieron daños y cuarteaduras.

Foto: Hemeroteca | El Sol de Puebla

Afectaciones en templos

Aunque el Templo del Perpetuo Socorro fue el más perjudicado, en San Pablo de los Frailes se produjeron cuarteaduras grandes en los muros macizos, sobre todo en las capillas adjuntas del Rosario y de la Penitencia, pero se vino abajo el ala norte del patio colonial. En el templo del Carmen se cayó la cruz de piedra y una parte de la ornamentación de azulejos del siglo XVIII.


También se informaron desperfectos en El Rayo, la Soledad Santa Anita y otras iglesias como las de San Jerónimo Caleras, San Baltazar Tetela, San Juan de Dios, Santa Mónica (incluyendo el Museo), así como la Biblioteca Palafoxiana, la Casa de la Cultura, el Museo Bello y desapareció la vieja torre del ex templo de San Javier, ocupada en ese momento por el Cuartel de Bomberos. En la Curia se dijo que los daños materiales en los edificios religiosos eran incalculables.

Otros templos y edificios con graves daños en diferentes poblaciones fueron: Santa María Tonantzintla, el rollo de Tepeaca, El Calvario y la parroquia de Molcaxac, Tepexi de Rodríguez; El Santuario y Santo Domingo; El ex convento de Cuautinchán; algunos monumentos en Quecholac, San Jerónimo Caleras, Amozoc, y San Francisco Teotimehuacán.

“Poco antes de las cuatro de la mañana se vio un resplandor terrible hacia un lado de la ciudad de Puebla. Poco después, las campanas de las iglesias sonaron por la fuerza del temblor”, mencionaron los vecinos de Cholula al ser interrogados por el suceso, en donde hubo más de 80 templos con daños irreparables.

La iglesia de Tonantzintla sufrió graves daños, su torre se ladeó a más de cinco centímetros, hubo desprendimiento de la ornamentación de frisos y cornisas exteriores, cuarteaduras a lo largo de sus naves y el retablo del Espíritu Santo se desplomó en la parte alta.

La parte más afectada fue San Nicolás de los Ranchos, San Cristóbal Tepontla en donde la cúpula de la torre se vino abajo, serios daños en la iglesia y convento de San Francisco, San Matías Cocoyotla, San Rafael Acuexcomac y San Luis Tehuiloyoca.

Quecholac y Santa Úrsula, en Tecamachalco, fueron dos poblaciones que sufrieron cuantiosos daños. En Cuacnopalan se vino abajo la cúpula, y la iglesia de Coatepec, en Tecali, quedó a punto de derrumbarse cuando la cúpula y parte de la nave fueron destruidas.

Donativos y la visita del Presidente

Ese mismo día la Fundación Mary Steet Jenkins entregó al Patronato de la Cruz Roja un millón de pesos antiguos para el auxilio de los damnificados en Puebla.

El Gobierno del Estado abrió una cuenta bancaria en el Banco de Puebla para recibir aportaciones y ayudar a los damnificados. Los empleados de Federal Mogul donaron un día de sueldo que en ese momento era de 15,243 antiguos pesos con veintinueve centavos.

Los habitantes de esta ciudad enviaron de forma espontánea paquetes de víveres, medicinas, ropa, herramientas, cobijas para los damnificados.

Al otro día de la tragedia, el miércoles 29 de agosto, el Presidente de la República, Luis Echeverría Álvarez, visitó la zona de desastre y dictó las medidas necesarias para que a la mayor brevedad los 15 mil damnificados, que perdieron sus hogares a consecuencia del sismo, fueran apoyados.

El mandatario recorrió las poblaciones de Tecamachalco, Tehuacán y Ciudad Serdán que fueron las más afectadas. Después de una mesa de trabajo realizada en la Presidencia Municipal de Ciudad Serdán, acordó construir 6 mil casas, bajo la dirección del INFONAVIT y la Secretaría de Obras Públicas, mismas que los afectados levantarían con sus propias manos para tener una fuente de ingreso y así poder atender sus necesidades de alimentación.

Una estela de luto y desolación dejó el sismo que, el martes 28 de agosto de 1973, sorprendió a los habitantes de la región montañosa de los estados de Puebla y Veracruz.

No acaba aun de recuperarse la Nación de un desastre sin precedentes ocurrido en el país con el desbordamiento de la presa “El Conejo” en Irapuato, Guanajuato, que diez días antes había destruido vidas y hogares dejando a la ciudad inundada con varios metros de agua, cuando la madrugada del 28 de agosto ocurrió el segundo sismo más mortífero que haya tenido lugar en México.


En el estado de Puebla además de centenares de muertos y miles de damnificados, dejó destrucción de viviendas, así como edificios civiles, públicos y patrimoniales afectados o en ruinas.

Foto: Hemeroteca | El Sol de Puebla

El suceso

Eran las 3:55 horas cuando un movimiento trepidatorio de 7.3 grados en la escala Ricther, con una duración de 2 minutos, azotó la región de Orizaba, en Veracruz, y la de Ciudad Serdán, en Puebla, dejándolas reducidas a escombros.

En el país, el sismo acabó con miles de vidas, según cifras oficiales dejó un saldo de mil 200 personas fallecidas y 500 mil personas perdieron su hogar.

De acuerdo con el Servicio Sismológico Nacional (SSN) el epicentro del sismo se originó en Ciudad Serdán, Puebla. Sin embargo, el CENAPRED, mencionó al municipio de Ixtaczoquitlán, Veracruz, como origen.

Más de 5 mil personas, entre efectivos del Ejército Mexicano y voluntarios de la Cruz Roja, se desplazaron a los estados de Puebla y Veracruz, en donde 5 ciudades y 48 poblados fueron afectados por el movimiento telúrico que derrumbó casas, edificios e iglesias, además de cortar carreteras y vías de ferrocarriles, e interrumpir las comunicaciones telefónicas y telegráficas.

Foto: Hemeroteca | El Sol de Puebla

Las zonas más afectadas

De acuerdo con información dada a conocer oportunamente por esta casa editorial, El Sol de Puebla, el día de los hechos a las 6:30 horas, el Gobierno Federal envió brigadas de auxilio con medicamentos, ropa, víveres, cobertores, etcétera, a las poblaciones de Ciudad Serdán, Quecholac, Soltepec, Tenango, Tehuacán, Zinacatepec, Ajalpan y Tlacotepec.


En el estado de Puebla se contabilizaron quinientos cuarenta y un muertos, un número incalculable de heridos y cuantiosos daños materiales en edificios y en más de un centenar de templos católicos.

Ciudad Serdán fue la ciudad más severamente castigada por el sismo ocurrido la madrugada del 28 de agosto de 1973 a las 3:55 horas. Según datos proporcionados por las autoridades de dicha población, a las 16:00 horas de ese mismo día, los fallecidos sumaban 405 personas y los heridos miles, de los cuales hubo que trasladar a la tercera parte de ellos a la capital para ser atendidos.



En la publicación se lee que la ciudad más dañada de la entidad poblana, desde el aire se veía de la siguiente manera:

“En Ciudad Serdán, todos sus templos parcial y totalmente destruidos, algunos en sus bóvedas principales y otros con cúpulas mayores y menores desplomadas. El panorama habitacional en verdad conmueve con por lo menos un 90 por ciento de las casas –en su mayoría de adobe—derrumbadas en sus muros y techos y daños considerables en algunas edificaciones modernas (…) No hay manzana de esta ciudad que no tenga un sinnúmero de casas derrumbadas, y no hay solar o patio en donde grupos de hombres y mujeres realizaran faenas de rescata de heridos y también muertos atrapados por los muros que durante muchos años les cobijaron y protegieron”.

La nota periodística menciona que desde las 4 de la mañana los pobladores ya andaban en las calles para iniciar labores de rescate de personas y/o cadáveres que quedaron sepultados bajo toneladas de escombró. Labor que se dificultó porque los servicios de energía eléctrica y servicio telefónico, quedaron suspendidos.

La ciudad quedó completamente incomunicada cuando la central telefónica fue destruida por el temblor. Gracias a dios la operadora del turno de la madrugada, Maricela Montiel, logró salir ilesa.

Nueve templos de la ciudad quedaron completamente destruidos. El Centro Escolar Presidente Francisco I. Madero sufrió daños calculados en 3 millones de pesos antiguos. Para las 10:00 horas el Centro de Salud Rafael Alducin, estaba abarrotado y los lesionados seguían llegando.

Foto: Hemeroteca | El Sol de Puebla

En ese momento el director del Centro de Salud era el doctor Sergio Briz Flores y recibió el aviso de que en la población de El Veladero había 40 muertos y centenares de lesionados, que fueron trasladados a la cabecera del municipio en camiones de carga que prestaron los propietarios de los mismos.



Bajo los escombro de muchas casas yacían centenares de cadáveres, pero primero hubo que trasladar a los lesionados para que recibieran asistencia médica. Después se iniciaría con los trabajos remoción de escombro y rescate de cuerpos.

El presidente municipal era Agustín Ruiz Cid de León, quien fue avisado que llegaría personal del Ejército con tiendas de campaña, servicios médicos, víveres, frazadas y servicio anti epidemiológico. Arribaron alrededor de las 12:00 horas.

En las labores de rescate intervinieron Rescate y Primero Auxilios, A.C.; Cruz Roja delegación Puebla, Huamantla, San Martín Texmelucan, Huejotzingo, Tlaxcala y Ciudad Serdán; y elementos del Ejército y Policía Municipal.

El 90% de los pobladores de la región quedaron damnificados porque no hubo construcción que resistiera la intensidad del temblor.

Las poblaciones pertenecientes al municipio de Chalchicomula que más resintieron el temblor fueron: San Francisco de Asís 6 muertos, 28 heridos; Ocotenco 9 muertos, 30 heridos; Tlachichuca 30 muertos, 25 heridos; Soapan 12 muertos, 20 heridos; Soltepec 1 muerto, 7 heridos; Cuauhtémoc 6 muertos, 12 heridos; Zacatitla 11 muertos, 20 heridos; Xicohtenco 16 muertos, 11 heridos; San Luis Sesma 17 muertos, 11 heridos; Texmalaquilla 2 muertos, 20 heridos; Cuacnopalan 10 muertos, 21 heridos; Ahuatepec 1 muerto, 3 heridos; San Francisco Independencia 8 muertos, 11 heridos; Candelaria 8 muertos, 5 heridos; Las Cuchillas 8 muertos, 11 heridos; Arcos Ojo de Agua 1 muerto, 4 heridos; San Martín 1 muerto, 28 heridos; Jalapaxco 112muertos, 5 heridos; Dolores Buen País 2 muertos, 10 heridos; El Veladero 40 muertos, 100 lesionados; Techachalco 6 muertos, 20 heridos; Santa Inés Borbolla 9 muertos, 12 heridos; Santa María Cuautepec 3 muertos, 10 heridos; Ciudad Serdán, 37 muertos, 300 heridos.

Foto: Hemeroteca | El Sol de Puebla


El desastre en la capital

En la capital, el temblor dejo dos personas muertas y 80 heridos, además de iglesias y edificios destruidos, vehículos aplastados, cables rotos de luz y teléfonos diseminados en toda la población.

Las pérdidas fueron cuantiosas y muy grave la amenaza de derrumbes de las viejas viviendas en los barrios humildes y secciones de edificios como el Ayuntamiento, el edificio Carolino, El CENHCH y diferentes templos como Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (27 poniente, entre 16 de Septiembre y 3 Sur), que tuvo que ser demolida para erigir un templo nuevo.

El alcalde Luis Vázquez Lapuente, dictó medidas de emergencia en prevención de accidentes por derrumbamiento de bardas y muros exteriores e interiores, porque en toda la ciudad había casas agrietadas, vidrios rotos y recubrimientos exteriores desprendidos. También ordenó reunir alimentos para su distribución entre las familias de los heridos.

En el Palacio Municipal se cayó un bloque de piedra que deterioró la maquinaria del reloj de la fachada que dejó de caminar a las 3:55 horas. Se cuartearon los techos y paredes de la sala de Audiencias y de la dirección de Acción Cívica, en la fachada también se cayó el asta bandera y rompió los techos centrales. Se cortó la línea de alta tensión y todo el palacio quedó en tinieblas porque permanentemente requería iluminación eléctrica.

También resultaron afectados el Edificio Carolino, la Escuela Preparatoria Emiliano Zapata, los edificios de la Escuela de Física y Filosofía y Letras, la Escuela de Leyes en Ciudad Universitaria y la Preparatoria Benito Juárez. Los daños se calcularon en 2 millones de antiguos pesos.

En el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec, sufrieron cuarteaduras y quedaron imposibilitadas temporalmente 16 aulas, y la dirección del plantel en su tercer piso, agravado por el hecho de que su estructura sostenía un tanque de 40 mil litros de agua que surtía la escuela.

Los servicios públicos de agua potable, drenaje, alumbrado y líneas telefónicas se reportaron normales. Solamente en el Seminario reventaron las tuberías en los edificios que sufrieron daños y cuarteaduras.

Foto: Hemeroteca | El Sol de Puebla

Afectaciones en templos

Aunque el Templo del Perpetuo Socorro fue el más perjudicado, en San Pablo de los Frailes se produjeron cuarteaduras grandes en los muros macizos, sobre todo en las capillas adjuntas del Rosario y de la Penitencia, pero se vino abajo el ala norte del patio colonial. En el templo del Carmen se cayó la cruz de piedra y una parte de la ornamentación de azulejos del siglo XVIII.


También se informaron desperfectos en El Rayo, la Soledad Santa Anita y otras iglesias como las de San Jerónimo Caleras, San Baltazar Tetela, San Juan de Dios, Santa Mónica (incluyendo el Museo), así como la Biblioteca Palafoxiana, la Casa de la Cultura, el Museo Bello y desapareció la vieja torre del ex templo de San Javier, ocupada en ese momento por el Cuartel de Bomberos. En la Curia se dijo que los daños materiales en los edificios religiosos eran incalculables.

Otros templos y edificios con graves daños en diferentes poblaciones fueron: Santa María Tonantzintla, el rollo de Tepeaca, El Calvario y la parroquia de Molcaxac, Tepexi de Rodríguez; El Santuario y Santo Domingo; El ex convento de Cuautinchán; algunos monumentos en Quecholac, San Jerónimo Caleras, Amozoc, y San Francisco Teotimehuacán.

“Poco antes de las cuatro de la mañana se vio un resplandor terrible hacia un lado de la ciudad de Puebla. Poco después, las campanas de las iglesias sonaron por la fuerza del temblor”, mencionaron los vecinos de Cholula al ser interrogados por el suceso, en donde hubo más de 80 templos con daños irreparables.

La iglesia de Tonantzintla sufrió graves daños, su torre se ladeó a más de cinco centímetros, hubo desprendimiento de la ornamentación de frisos y cornisas exteriores, cuarteaduras a lo largo de sus naves y el retablo del Espíritu Santo se desplomó en la parte alta.

La parte más afectada fue San Nicolás de los Ranchos, San Cristóbal Tepontla en donde la cúpula de la torre se vino abajo, serios daños en la iglesia y convento de San Francisco, San Matías Cocoyotla, San Rafael Acuexcomac y San Luis Tehuiloyoca.

Quecholac y Santa Úrsula, en Tecamachalco, fueron dos poblaciones que sufrieron cuantiosos daños. En Cuacnopalan se vino abajo la cúpula, y la iglesia de Coatepec, en Tecali, quedó a punto de derrumbarse cuando la cúpula y parte de la nave fueron destruidas.

Donativos y la visita del Presidente

Ese mismo día la Fundación Mary Steet Jenkins entregó al Patronato de la Cruz Roja un millón de pesos antiguos para el auxilio de los damnificados en Puebla.

El Gobierno del Estado abrió una cuenta bancaria en el Banco de Puebla para recibir aportaciones y ayudar a los damnificados. Los empleados de Federal Mogul donaron un día de sueldo que en ese momento era de 15,243 antiguos pesos con veintinueve centavos.

Los habitantes de esta ciudad enviaron de forma espontánea paquetes de víveres, medicinas, ropa, herramientas, cobijas para los damnificados.

Al otro día de la tragedia, el miércoles 29 de agosto, el Presidente de la República, Luis Echeverría Álvarez, visitó la zona de desastre y dictó las medidas necesarias para que a la mayor brevedad los 15 mil damnificados, que perdieron sus hogares a consecuencia del sismo, fueran apoyados.

El mandatario recorrió las poblaciones de Tecamachalco, Tehuacán y Ciudad Serdán que fueron las más afectadas. Después de una mesa de trabajo realizada en la Presidencia Municipal de Ciudad Serdán, acordó construir 6 mil casas, bajo la dirección del INFONAVIT y la Secretaría de Obras Públicas, mismas que los afectados levantarían con sus propias manos para tener una fuente de ingreso y así poder atender sus necesidades de alimentación.

Local

Inundaciones, caída de árboles y daños en espectaculares, el saldo de las fuertes lluvias en Puebla capital

Protección Civil Municipal reportó que se presentaron ráfagas de viento de hasta 15 kilómetros por hora y la precipitación fue de 7.11 milímetros

Local

¡Por fin la lluvia! Poblanos agradecen el agua que cayó este viernes en la capital [Fotos y videos]

El Sistema Meteorológico Nacional señaló que hasta las 18:00 horas se espera que la lluvia siga en Puebla capital y en otras regiones del estado

Local

“Te pueden matar por un pan”, así las historias de los migrantes que hoy abandonaron territorio poblano

Alrededor de 450 migrantes dejaron hoy el territorio estatal para continuar su camino hacia Colima

Elecciones 2024

Cierre de campaña de Alejandro Armenta en Puebla

El candidato a la gubernatura por la coalición Sigamos Haciendo Historia estará acompañado de Claudia Sheinbaum, candidata presidencial

Elecciones 2024

Cierre de campaña de Eduardo Rivera con Xóchitl Gálvez

El candidato a la gubernatura por Puebla está en sus últimos días de campaña

Elecciones 2024

Morena rechaza arrebatarle Plaza de la Victoria a Rivera para cierre de campaña

Morena confirmó que a las tres de la tarde del sábado 25 de mayo recibirán a la presidenciable Claudia Sheinbaum