/ martes 19 de febrero de 2019

El portador de cristo | TURISTEANDO CON EL BARÓN ROJO

Complemento a lo que fue su verdadero inicio y motivo de existir de la casa contigua, un hospital y orfanatorio

Hola queridos lectores, como cada domingo les agradezco el que me reciban en sus hogares a través de estas notas, las cuales siempre escribo con el deseo de que sean de su agrado. ¿Qué les parece este mes de febrero?, muy loco ¿verdad?, cuando no tenemos frío, ya tenemos calorcito, y si no, ráfagas de aire, como si estuviéramos en otoño.

En esta entrega les voy a narrar la historia del templo de San Cristóbal a petición de una querida lectora vecina de la Ciudad de México, quien al estar de visita en nuestra ciudad se hospedó en conocido hotel frente a esta iglesia; aquí su servidor, cumpliéndole como a todos mis lectores, comencemos.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

Este bellísimo templo, cuya fachada está elaborada totalmente de piedra de cantera, está localizado a media cuadra al oriente del histórico templo y convento de Santa Clara, exactamente donde comienza la calle de los dulces.

No te pierdas: De noche por la Juárez... los mejores bares para recorrer

San Cristóbal se construye, según crónicas existentes, como complemento a lo que fue su verdadero inicio y motivo de existir de la casa contigua, un hospital y orfanatorio. Fue construido en el año de 1604 gracias a la entrega altruista de tres personas de la Puebla colonial: el obispo Diego Romano, el presbítero Cristóbal de Rivera y su hermana María de Rivera.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

Ellos con limosnas y donaciones construyen primero el hospicio y casa de cuna, para darles hogar temporal a todos los niños que sufrían el abandono de sus hogares, ya sea por pobreza u orfandad -sobre todo por este caso- pues la ciudad era presa constante de plagas y pestes que provocaban la muerte de cientos de padres de familia.

Mientras los padres eran tratados en el hospital de San Juan de Letrán, en la actual esquina de la 2 sur y 7 oriente, los niños recibían refugio, cariño y alimentación en este sitio, sobre todo los indígenas de toda la región poblana e incluso de lo que hoy son los estados vecinos de Veracruz, Oaxaca, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo y el actual Estado de México.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

Te recomendamos: Personajes Ilustres | BARÓN ROJO

Para alegarse fondos y limosnas, se construye anexa a este Orfanatorio una capilla, la cual según datos es demolida y se construye en 1666 el actual templo, con el patrocinio del empresario español Francisco de Guadalajara, acaudalado comerciante entre las dos Españas; cabe mencionar que la intención principal de esta casa fue la adopción de bebés abandonados, ya sea por orfandad o viudez de sus madres, las cuales los entregaban para que fueran recibidos en hogares estables y así poder ellas entregarse al servicio de Dios, como monjas o seculares.

El templo de San Cristóbal se termina en el año de 1673 y se consagra en 1687; un dato curioso es que se dice que este orfanatorio, durante las guerras libradas en la ciudad, funcionó como hospital de heridos, recibiendo incluso franceses lesionados en la batalla de Puebla.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

Así de neutral era la labor de esta institución de caridad, la cual para esos casos utilizaba los servicios de distintas congregaciones de monjas, e incluso de mujeres indígenas, quienes hacían las funciones de nodrizas para los bebés. Se dice que fue en este lugar donde nació el calificativo de “criado”, el cual se le daba a los bebés y niños adoptados, despectivo que luego se les dio a las empleadas domésticas.

Esta iglesia tiene una característica única en los templos poblanos: cuenta con las torres más jóvenes construidas en la ciudad, pues las originales fueron derribadas, producto de los conflictos armados de finales del siglo XIX y construidas las actuales en la década de los años cincuentas del siglo XX, obra del escultor poblano Jesús Corro Soriano (1894-1968).

Soy Jorge Eduardo Zamora Martínez, agradezco el favor de tu atención, mi correo a su disposición profelalo2002@hotmail.com, mis páginas Eduardo Zamora Martínez y Lalo Zamora, WhatsApp: 22 12 532690, y Twitter @elbaronrojo62, se despide de ustedes su amigo El Barón Rojo. Hasta la próxima.

Entérate: Conoce las playas más atractivas de Acapulco, la Perla del Pacífico

Leer más: Erradica la mala suerte con feng shui del rostro | BUENA VIBRA

Te puede interesar: ¿Cómo afecta el celular a nuestras familias?

Hola queridos lectores, como cada domingo les agradezco el que me reciban en sus hogares a través de estas notas, las cuales siempre escribo con el deseo de que sean de su agrado. ¿Qué les parece este mes de febrero?, muy loco ¿verdad?, cuando no tenemos frío, ya tenemos calorcito, y si no, ráfagas de aire, como si estuviéramos en otoño.

En esta entrega les voy a narrar la historia del templo de San Cristóbal a petición de una querida lectora vecina de la Ciudad de México, quien al estar de visita en nuestra ciudad se hospedó en conocido hotel frente a esta iglesia; aquí su servidor, cumpliéndole como a todos mis lectores, comencemos.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

Este bellísimo templo, cuya fachada está elaborada totalmente de piedra de cantera, está localizado a media cuadra al oriente del histórico templo y convento de Santa Clara, exactamente donde comienza la calle de los dulces.

No te pierdas: De noche por la Juárez... los mejores bares para recorrer

San Cristóbal se construye, según crónicas existentes, como complemento a lo que fue su verdadero inicio y motivo de existir de la casa contigua, un hospital y orfanatorio. Fue construido en el año de 1604 gracias a la entrega altruista de tres personas de la Puebla colonial: el obispo Diego Romano, el presbítero Cristóbal de Rivera y su hermana María de Rivera.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

Ellos con limosnas y donaciones construyen primero el hospicio y casa de cuna, para darles hogar temporal a todos los niños que sufrían el abandono de sus hogares, ya sea por pobreza u orfandad -sobre todo por este caso- pues la ciudad era presa constante de plagas y pestes que provocaban la muerte de cientos de padres de familia.

Mientras los padres eran tratados en el hospital de San Juan de Letrán, en la actual esquina de la 2 sur y 7 oriente, los niños recibían refugio, cariño y alimentación en este sitio, sobre todo los indígenas de toda la región poblana e incluso de lo que hoy son los estados vecinos de Veracruz, Oaxaca, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo y el actual Estado de México.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

Te recomendamos: Personajes Ilustres | BARÓN ROJO

Para alegarse fondos y limosnas, se construye anexa a este Orfanatorio una capilla, la cual según datos es demolida y se construye en 1666 el actual templo, con el patrocinio del empresario español Francisco de Guadalajara, acaudalado comerciante entre las dos Españas; cabe mencionar que la intención principal de esta casa fue la adopción de bebés abandonados, ya sea por orfandad o viudez de sus madres, las cuales los entregaban para que fueran recibidos en hogares estables y así poder ellas entregarse al servicio de Dios, como monjas o seculares.

El templo de San Cristóbal se termina en el año de 1673 y se consagra en 1687; un dato curioso es que se dice que este orfanatorio, durante las guerras libradas en la ciudad, funcionó como hospital de heridos, recibiendo incluso franceses lesionados en la batalla de Puebla.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

Así de neutral era la labor de esta institución de caridad, la cual para esos casos utilizaba los servicios de distintas congregaciones de monjas, e incluso de mujeres indígenas, quienes hacían las funciones de nodrizas para los bebés. Se dice que fue en este lugar donde nació el calificativo de “criado”, el cual se le daba a los bebés y niños adoptados, despectivo que luego se les dio a las empleadas domésticas.

Esta iglesia tiene una característica única en los templos poblanos: cuenta con las torres más jóvenes construidas en la ciudad, pues las originales fueron derribadas, producto de los conflictos armados de finales del siglo XIX y construidas las actuales en la década de los años cincuentas del siglo XX, obra del escultor poblano Jesús Corro Soriano (1894-1968).

Soy Jorge Eduardo Zamora Martínez, agradezco el favor de tu atención, mi correo a su disposición profelalo2002@hotmail.com, mis páginas Eduardo Zamora Martínez y Lalo Zamora, WhatsApp: 22 12 532690, y Twitter @elbaronrojo62, se despide de ustedes su amigo El Barón Rojo. Hasta la próxima.

Entérate: Conoce las playas más atractivas de Acapulco, la Perla del Pacífico

Leer más: Erradica la mala suerte con feng shui del rostro | BUENA VIBRA

Te puede interesar: ¿Cómo afecta el celular a nuestras familias?

Local

Situación por Covid es más grave que en enero y febrero, vendrán más olas de contagios

Prácticamente ya no hay miedo al virus, alerta el secretario de Protección Civil Municipal, Gustavo Ariza y dice que familias completas han dejado las medidas sanitarias

Salud

Vacuna Covid-19: ¿Qué hacer si estoy en estado de postración?

En Puebla, las personas que se encuentran en esta condición tienen dos formas de solicitar la vacunación a los servicios de salud

Estado

Por falta de agua, bloquean la Amozoc – Nautla

"Estamos cansados de que siempre nos digan que el pozo no sirve o que lo están reparando”, mencionaron

Estado

Bloquean por casi ocho horas la Amozoc-Nautla para demandar la distribución de agua potable

Los municipios de Grajales, Acajete, Tepatlaxco de Hidalgo y Amozoc dependen del vital líquido que se extrae de la floresta de la Malinche

Estado

Pipa se queda sin frenos y provoca carambola que dejó un muerto y lesionados

Un comerciante se debate entre la vida y la muerte en el hospital, mientras que también una mujer también requirió ser llevada al nosocomio

Turismo

Jalisco, entre reservas naturales, gastronomía y tesoros históricos

Una crónica de viaje en la que toda la familia encontrará razones para disfrutar de la Perla Tapatía

Local

Secretaria para la Igualdad Sustantiva de Género da positivo a Covid

Dijo que estará en confinamiento, pero continuará con sus funciones como servidora pública

Local

Rechaza Evangelista favoritismo hacia su familia con candidaturas

“No he ayudado a nadie, han sido decisiones conjuntas de la Comisión de Elecciones y al final fue un ataque", mencionó