/ domingo 29 de septiembre de 2019

La estupidez que genera vandalismo

A lo largo de la historia de la humanidad se han conocido movimientos sociales, unos aderezados con violencia física y otros sin ella. Específicamente en el siglo XIX las luchas sociales se encarnaron desde la exigencia por la reivindicación de derechos que no se habían considerado antes.

Es impactante la transformación del mundo a partir de las ideologías que promovieron el movimiento obrero: desde el socialismo, el socialismo científico de Marx, el Anarquismo de Proudhon, Bakunin y Kropotkin, y el aporte de la Doctrina social de la Iglesia. La aparición de organizaciones obreras que dieron origen a la formación de sindicatos y cooperativas, partidos políticos y las tres Internacionales, se enconan desde 1880 hasta 1920 con el surgimiento de los nacionalismos.

Los movimientos sociales tuvieron entonces acciones violentas y las reacciones de los gobiernos fueron más violentas, haciendo uso de la fuerza legal. La muerte de obreros y fuerzas armadas se dio con regularidad, había por un lado una fuerza social reclamando derechos legítimos con todos sus recursos ante los oídos sordos de un estado despótico, decadente, cuyo único interés era la expansión territorial y el dominio imperial –así el Reino Unido, Francia y la Alemania de Bismark-. Corría sangre en las marchas y huelgas encabezadas por los más radicales, más enconados, más valientes.

Así pues, los Derechos de Primera y Segunda Generación llegaron para reconocerse por el Estado, derechos laborales y derechos políticos. ¿Se podría hablar de una violencia legítima? Si consideramos que no había ningún interés por parte de los gobiernos absolutistas de la época, así parece. Aunque el movimiento de Mahatma Gandhi en 1930, concluye 17 años después con actos de desobediencia civil por su independencia, desafiando a los británicos y su colonialismo.

Los movimientos sociales prácticamente se extinguieron con la I y II GM, pero reaparecerán a mediados del siglo XX en un entorno de lucha contra la colonización, la discriminación racial y los derechos de las mujeres con el feminismo: el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos que encabezó Luther King (1963), los disturbios de Soweto en Sudáfrica (1976), en contra de políticas educativas inglesas. Así llegarán las democracias y con ellas las reivindicaciones de los derechos de tercera generación. También hubo violencia.

En el siglo XXI estallará una guerra civil que duró 14 años aproximadamente en Liberia, por el uso de niños soldados, el desplazamiento masivo y la violencia sexual contra mujeres. La Primavera árabe, en 2010 dio cuenta de las protestas por las malas acciones de los gobiernos en las naciones árabes. Túnez se alzó con furia después de un autoinmolado por la injusticia de sus autoridades, le seguirían el resto de las naciones árabes. Egipto, Siria, Yemen, Argelia, Jordania, Libia, que pugnaron por sistemas democráticos y dejar atrás gobiernos dictatoriales. Todos tuvieron éxito excepto Siria, cuyo gobierno respondió con violencia hasta ahora.

Ahora, en México, a cinco años de la desaparición forzada de los 43 de Ayotzinapa, de mujeres, niños y miles de personas más en medio de una violencia que parece sin retorno, unos encapuchados ejercieron violencia en contra de establecimientos en dos vías principales de la ciudad de México ¿Es legítima? A todas luces no, porque al menos hay canales de comunicación con el gobierno. ¿Hay solución a las demandas? No, ciertamente, pero hay disposición. ¿Qué ideología soporta “leer es de burgués”? Ninguna. De vergüenza, sin duda la estupidez genera vandalismo.




A lo largo de la historia de la humanidad se han conocido movimientos sociales, unos aderezados con violencia física y otros sin ella. Específicamente en el siglo XIX las luchas sociales se encarnaron desde la exigencia por la reivindicación de derechos que no se habían considerado antes.

Es impactante la transformación del mundo a partir de las ideologías que promovieron el movimiento obrero: desde el socialismo, el socialismo científico de Marx, el Anarquismo de Proudhon, Bakunin y Kropotkin, y el aporte de la Doctrina social de la Iglesia. La aparición de organizaciones obreras que dieron origen a la formación de sindicatos y cooperativas, partidos políticos y las tres Internacionales, se enconan desde 1880 hasta 1920 con el surgimiento de los nacionalismos.

Los movimientos sociales tuvieron entonces acciones violentas y las reacciones de los gobiernos fueron más violentas, haciendo uso de la fuerza legal. La muerte de obreros y fuerzas armadas se dio con regularidad, había por un lado una fuerza social reclamando derechos legítimos con todos sus recursos ante los oídos sordos de un estado despótico, decadente, cuyo único interés era la expansión territorial y el dominio imperial –así el Reino Unido, Francia y la Alemania de Bismark-. Corría sangre en las marchas y huelgas encabezadas por los más radicales, más enconados, más valientes.

Así pues, los Derechos de Primera y Segunda Generación llegaron para reconocerse por el Estado, derechos laborales y derechos políticos. ¿Se podría hablar de una violencia legítima? Si consideramos que no había ningún interés por parte de los gobiernos absolutistas de la época, así parece. Aunque el movimiento de Mahatma Gandhi en 1930, concluye 17 años después con actos de desobediencia civil por su independencia, desafiando a los británicos y su colonialismo.

Los movimientos sociales prácticamente se extinguieron con la I y II GM, pero reaparecerán a mediados del siglo XX en un entorno de lucha contra la colonización, la discriminación racial y los derechos de las mujeres con el feminismo: el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos que encabezó Luther King (1963), los disturbios de Soweto en Sudáfrica (1976), en contra de políticas educativas inglesas. Así llegarán las democracias y con ellas las reivindicaciones de los derechos de tercera generación. También hubo violencia.

En el siglo XXI estallará una guerra civil que duró 14 años aproximadamente en Liberia, por el uso de niños soldados, el desplazamiento masivo y la violencia sexual contra mujeres. La Primavera árabe, en 2010 dio cuenta de las protestas por las malas acciones de los gobiernos en las naciones árabes. Túnez se alzó con furia después de un autoinmolado por la injusticia de sus autoridades, le seguirían el resto de las naciones árabes. Egipto, Siria, Yemen, Argelia, Jordania, Libia, que pugnaron por sistemas democráticos y dejar atrás gobiernos dictatoriales. Todos tuvieron éxito excepto Siria, cuyo gobierno respondió con violencia hasta ahora.

Ahora, en México, a cinco años de la desaparición forzada de los 43 de Ayotzinapa, de mujeres, niños y miles de personas más en medio de una violencia que parece sin retorno, unos encapuchados ejercieron violencia en contra de establecimientos en dos vías principales de la ciudad de México ¿Es legítima? A todas luces no, porque al menos hay canales de comunicación con el gobierno. ¿Hay solución a las demandas? No, ciertamente, pero hay disposición. ¿Qué ideología soporta “leer es de burgués”? Ninguna. De vergüenza, sin duda la estupidez genera vandalismo.




domingo 05 de julio de 2020

La elección que no es elección

domingo 28 de junio de 2020

La violencia como otra pandemia

domingo 21 de junio de 2020

La autoridad como timonel

domingo 14 de junio de 2020

Lo que la Pandemia se llevó

domingo 07 de junio de 2020

El hilo conductor del racismo

domingo 17 de mayo de 2020

La educación de la cuarentena

Cargar Más